Sonrisas


Qué es una sonrisa al fin y a nuestros ojos. Es un simple movimiento de músculos de la cara que suponen un símbolo o significado en cada sociedad que puede ser inconsciente o intencionado. Es algo que no es aprendido socialmente porque no encontraríamos una explicación de por qué los niños que nacen ciegos sonrían igualmente y también es una expresión facial que se encuentra en todas las sociedades. Otra cosa es su significado, la antropología de la gestualidad nos dice que no hay gestos universales, es decir, no existe una expresión facial, una actitud o una postura corporal que transmita el mismo significado en todas las sociedades. Para la creación de ese significado en el aprendizaje de la niñez nos enseñan en qué ocasiones debemos sonreír y cuáles no y esto será diferente en cada cultura. El taoísmo nos habla de la energía de la sonrisa con un valor muy grande y por ello hay que meditar la sonrisa interna.

Pero dejando lo científico a un lado, ¿Qué estímulo sentimos al ver una sonrisa? Hablar de la sonrisa y saber que es innata, es como quitar una línea a la dichosa violencia natural del ser humano. Qué es una sonrisa para aquella persona que lo recibe. Si caminamos por la calle cualquier día miras a las personas a los ojos y su gesto es siempre el mismo. Ves una sonrisa e inevitablemente te contagias. Una verdadera sonrisa es un enlace personal, es cederlo alguien parte de ti o darle un empujón a su vida. Hablo de una determinada sonrisa que no sé qué nombre tendría, quizás podría llamarse inocente o complaciente.

Todo esta parafernalia que he contado renace de un día normal. Por la mañana temprano con la mochila a la espalda y con los ojos medio cerrados me topé con un peón de albañil que no conocía de nada, seguramente inmigrante a juzgar por su aspecto. Cruzamos miradas y él sonrió. Yo iba pensando en mis preocupaciones y problemas inútiles que nos asedian a todos en este mundo y ese simple gesto me hizo olvidarlas por un momento y después sentirme mejor, el día cambió a más agradable. Entendí que una simple sonrisa como esas en determinadas ocasiones cambia todo. A veces pienso que en nuestras sociedades sonreímos poco y es una lástima porque puede darte tanto...

¿Cuánto vale una sonrisa si alguien me lo puede decir?

3 comentarios

Nerea dijo...

Mmmmmm, comparto tu postura. La verdad que una sonrisa en momentos tensos, malos o como cada uno quiera llamarlo,se agradece en gran cuantía!
A mi me ocurrió algo similar; no hace mucho tiempo,una señoritinga que paseaba por la calle me ofrecio una gran sonrisa!y me dije...todavía queda gente con ganas de sonreír!woooo. Bueno pues yo con toda mi simpatía(aunque algunos lo duden)la devolví mi mejor sonrisa!:-).
En fin son pequeñas anecdotas que te da la vida, pero que en muchos momentos son capaces de sacarnos de ese agobio generalizado que padecemos la gran mayoría de nosotros...
Por eso me gustaría decir que nunca dejeis de sonreir!sabeis porque?porque nunca se sabe quien se va a enamorar de vuestra sonrisa!jeje; quizas frase muy sabida pero que viene genial para este caso!
Bueno pues sin querer obstruir vuestra cabeza me despido!
Y como dirian algunos..."Te regalo una sonrisa"

Besitosss :-)

AFRODITA dijo...

Siempre me han gustado los refranes y dichos populares porque pienso que a fin de cuentas el saber del día a día se concentra en los ciudadanos y la gente de a pie, y más allá, en nuestros antepasados, que a través de contar sus vivencias a sus hijos, y éstos a los suyos, se nos ha hecho llegar todo lo que ni los libros han sabido o han podido.
Por ello, traigo aquí ese dicho que , acertadamente, nos cuenta que "el rostro es el espejo del alma". Yo, para la ocasión, me voy a permitir el atrevimiento de decir que "la sonrisa es el espejo dle alma", porque bien sabrás, e incluso habrás observado, misterioso Akaki, que existen distintos tipos de sonrisas, cada una de las cuales, capaz de introducirnos en aquellos rincones más secretos e inpenetrables donde cada persona guarda sus pensamientos, sus preocupaciones y sus alegrías. ¡Nos permite vislumbrar "el alma" de aquellos que están entre nosotros! Y no sólo eso, sino que ese simple gesto al que llamamos sonrisa, voluntario o inintencionado, puede conseguir elevarnos hasta el infinito porque nos llena de felicidad o, puede también, hacernos sentir la persona más miserable del universo.
Yo me quedo, sin duda alguna con la primera. Con esa sonrisa desinteresada, amable y complaciente, con esa sonrisa que hace removerse a un niño, que consigue hacer sentir a un adolescente, que derrumba el muro que se encuentra una mujer una mañana, que convierte un cielo gris en un resplandenciente día y, con aquella sonrisa, que hace a un abuelo seguir luchando por contar a sus nietos lo que hará al día siguiente.
Por esto, y por mucho más, llenaría los días de sonrisas, porque una sonrisa vale la felicidad "del alma" de aquellos que vemos todos los días, pero también de aquellos otros que jamás volveremos a ver.

akaki dijo...

Sí, es esa sonrisa Afrodita. Ahí has dado en el clavo: El rostro es el espejo del alma. Pero ese rostro verdadero y no el que sale en la televisión. Ese gesto puede llevarnos al interior de una persona y al mismo tiempo nos da felicidad, es un asentimiento de que existes para alguien y n eres uno cualquiera y te introduce dentro de su persona .
También como decía Nerea, existe esa sonrisa gratuita que a veces te regala una persona. Es una sonrisa que no tiene ningún sentido,ni un porqué, pero aparece y te cambia el día.
Hasta pronto!

Publicar un comentario

Toggle menu