El descansillo



(Una mujer mayor sale de su casa y aprieta el timbre de la vecina de enfrente. Pasa un tiempo hasta que otra mujer asoma la cabeza.)

- Toñi, ¿te has enterado de lo del vecino de arriba?

- No. Cuenta mujer, cuenta.

- El otro día le vi en el supermercado. Y volvió a comprar lo que tú y yo pensábamos. Esta vez llevaba una colcha para la cama con dibujitos.

- Sí, este chico es muy raro, debe tener un niño secuestrado o algo así y lo debe estar cebando a patatas, ¿Compró también patatas fritas de queso, verdad?

- Sí, eso también. Por lo menos otras seis bolsas. Pero eso no es todo. Me ha dicho mi hija que el otro día le vio dándose un beso con otro hombre.

- Oh, madre mía. Eso ya no puede ser. Habrá que llamar a la policía.

(Se abrió una puerta y de las escaleras bajó un joven. Las mujeres le miraron.)

- Queridas vecinas, no sé si sabrán ustedes que tengo instalados por todo el edificio micrófonos y cámaras que son capaces de percibir cualquier movimiento o sonido por insignificante que pueda ser. Eso quiere decir que sé perfectamente que usted, Matilde, se acostó con el marido de su vecinita al cual encadenó en la cama un día que no estaba ella en casa y, Toñi, la excusa que le puso su marido de que los arañazos que tenía en el pecho eran porque había tropezado y después arrastrado su pecho por un cubo de basura ahora le parezcan menos creíbles. Por cierto dile a su chico que deje de tirar piedras a los coches y no regañe más a los chicos del portal del enfrente. Y, usted, antes de salir a husmear al descansillo mejor daría unas clases de sexualidad a su hija porque la última vez que la vi estaba en el parque de la otra manzana medio desnuda con un hombre que yo creo que le doblaba en edad. Así que yo creo que diciéndole toda esta información no creo que ahora le importe que yo sea homosexual, cante en la ducha la guantanamera, suelo hacer regalos a mi sobrino de diez años, compro patatas fritas con sabor a queso porque a mi perro le encantan.

(Silencio en el descansillo.)

2 comentarios

Galilea dijo...

Me gusta me gusta, deberías mandarlo a algún concurso de teatro vaquero.
Por cierto me quedan 10 minutos para seguir disfrutando de mi cumpleaños, así que seguiré en ello, que alguien me está piropeando.

Besos

Anónimo dijo...

Y a mí también me gusta.
Besitosssss

Felicidades a Galilea!!!

Publicar un comentario

Toggle menu