Nueva vida, por cortesía de Galilea


Siempre sospeché que entre mi padre y mi esposa había algo. No era normal tanta química, pero me negué a creerlo. Hasta hoy. Hoy es el día en que voy a sincerarme conmigo mismo, voy a dejar que mis ideas salgan a la luz, no voy a engañarme. Seré fuerte y lo asumiré.
Hablaré con ellos, les desearé lo mejor y me iré lejos, muy lejos de aquí. Me desharé de mi esposa, a la que ya no quiero y puede que no haya querido nunca. También dejaré por el camino a mi padre. De niño no recuerdo ningún momento feliz junto a él. No me compró una bicicleta ni me cogió de la mano, ni siquiera recuerdo que me diese un beso de buenas noches en toda su vida. Ya no necesito a ninguno de los dos, hoy mi vida empieza, adiós miedos adiós a todo y a todos...
Anoche por fin abrí los ojos, tras mi horrible espectáculo, algo ya cotidiano y a lo que me estaba acostumbrando, mi mujer me hizo reaccionar. En realidad me sorprendí a mi mismo, ella nunca me trató bien, gritos, insultos, peleas eran algo constante en mi vida, pero nunca protesté. Mi filosofía era la de callar y tragar. Pero ya nunca más, quizás influya el hecho de que no he dormido en toda la noche, pensando y haciéndome el valiente, imaginando como será mi nueva vida sin ellos dos.
No me echaré atrás, son solo las 8 de la mañana, me vestiré, dejaré el incómodo sofá en el que he pasado toda la noche, debido a la disputa con mi mujer y saldré a desayunar al bar de la esquina. Después sacaré dinero de la caja de ahorros, iré al trabajo y me despediré de todos mis compañeros, con los que paso gran parte del día deseando que mi jornada no acabe nunca para no volver a esa asquerosa casa, mi casa. A ellos sí que los echaré de menos.
Compraré un billete de tren con destino el sur de España, quizás Córdoba, nunca he salido de Madrid y seguro que en Andalucía se vive bien. Aunque pensándolo mejor ¿ y si compro un billete de avión con destino a Cuba? ¿ o quizás México?, total es mi dinero, ni mi padre ni ella trabajan, lo gano yo con mi esfuerzo, ya sobrevivirán con la pensión de mi padre y si no les llega a fin de mes que se jodan y se mueran de hambre. Compraré un billete de avión, decidido a cualquier parte lejos de aquí, donde siempre salga el sol, no exista la lluvia y las playas sean eternas.
Oigo pasos, alguien camina por la cocina. ¿Será ella o será él? Son pasos lentos y torpes, es mi padre. Le dejaré solo con ella, tras mi fuga. No me echarán de menos, ellos solos se lo pasan bien, lo intuyo, siempre lo supe, al igual que mi madre. Pero yo soy más valiente que ella y no lo aguantaré más. Voy a huir, a escapar de ellos. Está decidido, voy a vestirme tengo mucho por hacer hoy. Empieza mi nueva vida sin ellos, no habrá nota de despedida, ni llamada telefónica, no quiero echarme atrás, seré silencioso y me iré. No quiero espectáculos, ni broncas, ni reproches ya no quiero nada de ellos, solo desaparecer. Adiós casa, adiós sofá incómodo, televisión aburrida y mesa sucia, mis mejores compañeros de piso, no volveré así que no me esperéis. Adiós.

1 comentario

Nerea dijo...

Mmmm, me ha recordado a una situación que vivo de cerca...a veces escapar no es tan fácil...estas atrapado por unas rejas imaginarias que nadie sabe, o quizás uno mismo no sabe como romperlas...
Ojala, las cosas fueran tan faciles como dar un portazo y decir adiós.
Poco a poco me he dado cuenta de que las decisiones de una persona cuando ya está sucumbida en lo más profundo...son muy difíciles de llevar a cabo. Parece que el mundo, tu mundo solo gira y gira...no hay motivación por nada, ni por vivir...
En fin, nadie dijo que la vida fuera fácil,no?
Yo poco a poco me ido dando cuenta que no somos tan libres como nos pensamos que somos...
Hegel decía que mientras exista un individuo no libre..nadie será libre!quizás sea asi...
Bueno quizás me haya desvíado un poco del tema!
La verdad que el relato me ha encantado!me alegro mucho de que el "prota"haya dado ese portazo y haya dicho adiós!
Bueno sin na mas que decir, me despido!
Besitoss

Publicar un comentario

Toggle menu