Dos grifos


Llego a mi habitación de la residencia y suelto la maleta en el suelo. Las manos sudorosas de llevar la maleta hasta que conseguí no perderme. Miro la habitación que parece bastante vieja y me siento en la cama. Pues ya estoy aquí. Todo está normal. Saco al ropa, el portátil y todas las cosas necesarias. Me doy cuenta que necesito un afeitado por lo que no tardo en ponerme con ello. La sorpresa viene cuando al ir al lavabo que hay dentro de la habitación me encuentro con dos grifos separados. Coño, que curioso, estos arquitectos como se lo curran. Me aplico la espuma de afeitar y cojo la cuchilla. Bien. Paso la maquinilla por primera vez y la limpio con el agua del grifo. Pero, ¿de qué grifo? Si eliges el del agua caliente, te quemas y si eliges el de agua fría te congelas. Y ahora qué coño hago, pues imagínate para lavarse la cara, prefieres un ardiente chapuzón o un paseo por la Antártida. Es una decisión difícil. Al final comprendí que la única solución es poner el tapón y llenar el lavabo. Pero antes de llegar a eso siempre se prueba pasar la cuchilla por los dos grifos rápidamente pareciendo un estúpido. Pero eso no es todo. Creo que ya toca ducha. Si, si. Bueno pues vamos a la ducha, que está en un baño comunitario. Cuando voy me encuentro que hay dos grifos a la altura de la bañera. Es una maldición. ¿Ahora tengo que llenar la bañera y tumbarme para ducharme? Gracias a Dios en la segunda planta si había una ducha de pared. Todo quedó en que esa residencia era antigua, y los diseñadores de baños habían tenido un desliz en lo funcional. Pero no, no era un desliz. En la casa nueva, con baño nuevo, vuelven a aparecer los grifos. Maldición.

1 comentario

Galilea dijo...

Que raros son estos ingleses y con los grifos tenemos la prueba. Aunque quizás puede ser porque son poco higienicos o porque no son tan indecisos como nosotros y se duchan con agua ardiendo o con agua fria fria, o y me temo que esto es lo más probable nuestro vaquero estaba tan ocupado intentando hacer una tortilla en condiciones que aún no ha averiguado el mecanismo de los grifos..
Es que no puedo quitarme de la cabeza esa imagen de huevos con trozos gigantes de patata quemada jaja, uf creo que soñaré durante mucho tiempo con esa especie de comida que pretendía ser una tortilla...
Besos Vaquero-tortillero!

Publicar un comentario

Toggle menu