Llegando



Bueno aquí llega mi primer post desde Inglaterra y la verdad es que si, me ha pasado de todo. La primera impresión es darte cuenta que Inglaterra desde el aire, lo que podemos ver desde el avión sólo son nubes, de todos los tipos, esponjosas, perfiladas, esparcidas, pero eso si, ninguna te deja ver la tierra. Una vez aterriza el avión y bajo por la escalera, me abrocho la chaqueta, hace un frío de cojones. Llegamos todos a un edificio donde debes enseñar el pasaporte, pero dado que yo lo tenía en la maleta facturada decidí emprender una estrategia quizás un poco arriesgada pero era mi única salvación. Cuando tan sólo había tres personas esperando delante mía, cogí carrerilla y pasé por debajo de una barandilla que separaba la cola de personas como si hubiera marcado un gol, después me levanté y fui corriendo hacia la salida. Con dos hombres de seguridad detrás de mí y gritando stop!, stop! Pasé a la siguiente habitación donde se recogen las maletas. Daba la casualidad que las maletas ya estaban circulando por la cinta. De repente divisé la mía que justo se acercaba al borde de la cinta y mientras corría hacia la salida la cogí con fuerza empujándola hacia delante, con la maleta arrastrada por delante y los policías corriendo detrás de mi cogí un taxi que ya estaba esperando a alguien en la salida y para la universidad.

Así escape del control en el aeropuerto, bueno no, en realidad esperé en la cola hasta que me tocó, enseñé el pasaporte que llevaba conmigo y luego esperé a recoger la maleta. Fui a pedir un taxi, pronuncie el nombre de la universidad mal y tuve que decirlo otra vez hasta que lo conseguí. Me dijeron que esperara al taxi en una sala y yo lo hice en la calle hasta que un taxista me dijo que tenía que esperar adentro. Llegó el taxista y me pregunto si había esperado mucho y colocamos las maletas en el maletero. Yo estaba tan pancho hasta que decidí montar en el taxi por la derecha, es lo normal, ¿no? Pues no. A medio camino me di cuenta por qué el conductor se estaba montando por la puerta derecha y ya volví a mi verdadero asiento. Es raro ver que los salpicaderos y el volante son exactamente igual que en España pero está al lado contrario. Entonces empiezas a ver que el hombre toma las rotondas por la izquierda y te asustas. Ya me tranquilizo y decido mirar el paisaje lluvioso. Me empiezo a aburrir y decido preguntar algo al taxista, lo más típico, lo que le habrán dicho miles de personas al montar en su taxi extraño: The weather here is very cloudy….and cold. Yes, yes, You are in britain, and the Winter in near. Ya me siento mejor, he sido capaz de decir algo y que me entendieran.

Llegamos a la universidad y ya me deja en la Accomodation Office. Hablo con unos y con otros, hago unas preguntas y luego me voy con mi gran maleta a buscar mi residencia. Consigo llegar tras dar veinte vueltas a varios edificios a donde me debo registrar para que me den mi habitación. Bueno algún día contaré algo sobre los famosos grifos en la residencia, yo perdiéndome una y otra vez por la universidad, intentar explicarle a un chino en inglés qué es un cocido madrileño cuando no se decir garbanzos, mi odisea en la compra de un cepillo de dientes conversaciones sobre fútbol español( es lo que más se habla sobre España) con un kuwaití y nose cuantas cosas más.

Hasta luego!

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu