…and the bill we hand on to our children may prove impossible to pay…

El chico se levanto se la silla. Se había cansado de hacer los ejercicios de matemáticas que le había mandado la profesora la semana pasada. Quería ver la televisión con su padre. Sabía que si volvía al salón le obligaría a irse a la habitación y continuar con las tareas. Pero estaba tan sumamente aburrido que ya hasta se había cansado de dibujar y lanzar los lápices a la pared. Cualquier cosa sería mejor que eso, por lo que se levantó y fue al salón donde estaba su padre sentado en el sofá. Estaba sorprendido. Se había tumbado en el sofá y a su padre no parecía haberle molestado, quizás estaba viendo uno de esos programas de naturaleza que tanto le gustan.

“The availability of fresh water had decline dramatically. I west Asia, for instance, available fresh water has fallen from 1700 cubic metres per person per year to 907 cubic metres, largely due to pollution and demand”

“The reduction in the extent of summer sea ice, which at the end of the melting season in September this year was at a record low – 23 per cent below the previous record, set in 2005. It was 39 per cent below the average over the period 1979 to 2001

“Now relentless loss of habitat threatens first primate extinction for a century”

“Human population has increased by a third since 1987”

El padre miró a su hijo. En ese momento se había dado cuenta de que estaba sentado a su lado y que no debería estar ahí. El chico, antes que le diera tiempo a hablar a su padre, le preguntó.

- ¿Por qué está pasando eso papa?

El padre no sabía que decir. Sabía que significaba eso. Era una pregunta tan fácil de responde, pero tan difícil de decir la verdad. Quiso decir algo, pero de nuevo no pudo. Era evidente, pero no podía.

No pudo sacar una palabra de sus labios, como tampoco en ese momento volver a decirle a su hijo que continuara las tareas.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu