¡Pero si no es tanto tiempo!, dirán algunos.


Bueno, la navidad ya llegó, así como que no quiere la cosa. Dices ¡Pin! Y te das cuenta que ya ha pasado un mes, ¡Pan! Y otro mes, hasta que ya no suena nada porque ya ha llegado. Y eso significa que terminé mi primera etapa en este país, para volver a España y ver a toda la gente que no he visto. Es que hasta entran ganar de volver a ver aquello que nunca había sido algo realmente atractivo para mí. ¡Pero si he mantenido contacto con muchos!, dirán algunos. Si, es verdad, pero tampoco lo es.

También se siente melancolía por dejar esta ciudad que a veces he repudiado. Paseas por la calle, sabes sus nombres, por donde ir para tardar menos, donde te ayudó esa mujer mayor a encontrar mi autobús, miles de pequeños detalles. Parece que ya no te sientes tan solo, que la ciudad, algo abstracto como un fantasma, te intenta atrapar. Lo que antes era extraño ahora es familiar, lo que no te gustaba, tampoco está tan mal. ¡Pero si es una ciudad como otra cualquiera!, dirán algunos. Si, lo es, pero también no lo es.

He estado aquí aproximadamente tres meses. El tiempo no ha pasado para mí en España, es como si desde el día que me fui, en Septiembre, todo continuara igual, las mismas casas, personas. He estado congelado en fotos donde siempre salgo con la misma cara al igual que todos han estado para mi congelados en imágenes pasadas. Pero las cosas cambian , con el tiempo, y esto habrá cambiado. ¡Pero si no es tanto tiempo!, dirán algunos. Bueno, no es tanto tiempo, pero sí lo es. Solo es tiempo, sí, pero ¿cuánto vale el tiempo? Sensaciones extrañas...

¡hasta pronto!¡Y feliz navidad!

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu