Un mundo sin fin


Bueno!, ya era hora de volver a poner otra entrada, que me he descuidado con la vuelta a España. Pero ya estoy aquí otra vez.

Hace poco terminé de leer el gran “tocho” de la segunda parte de los pilares de la tierra, que se llama “Un mundo sin fin” de Ken Follet. Creía que iba a tardar todo un verano más o menos como me ocurrió con la primera parte, pero en realidad me lo he leído en un mes, que para mí es un record. Por tanto es quiere decir que el libro de forma general está muy bien. Sigue la línea de su precursor pero también se diferencia de él. En el libro se relatará la siguiente generación del primer tomo, es decir, será la historia de los hijos y parientes del constructor de la catedral, de habitantes del pueblo, obispos, etc. Te introduce de lleno en la edad media manteniéndote en un estado constante de querer leer más. Y aunque eso es algo maravilloso en un libro me da la sensación que también es el único inconveniente que puedo sacarle porque se podría decir que engancha “a partir de acontecimientos”. Puede pecar, por tanto, de “no dejar descansar” al lector, los personajes sufren continuamente cosas inesperadas, giros de situación, sorpresas o descubrimientos, con lo que al final puedes acabar pensando que hay una exageración de acontecimientos. En el anterior libro sí que había momentos en los que la lectura iba más lenta y podría decirse que parecía un historia más real. Aún así, ya leí una entrevista del autor en la que decía que había intentado escribir el libro de forma que mantuviera en constante tensión al lector así que retiradas las sospechas.

Pero a pesar de ello, que no es para nada tampoco algo negativo, solo mi opinión, es un libro que engancha, bien escrito, con esos diálogos entre personajes y disputas por conseguir el poder enigmáticos, una historia de amor, las injusticias de la ley igual que las locuras que se cometían, la vida de la nobleza, el pueblo y los monjes, los sufrimientos por los que pasa una familia de siervos, y por supuesto una aparente diferenciación entre “buenos”, en este caso, que son muy buenos, y “malos”, que son muy malos o mejor sería dividirlos entre aquellos presionados por injusticias y los que se aprovechan de ellas. También se relata muy bien la llegada de la peste y su devastación, aunque noto que la peste también elige a que personajes matar(si me gusta criticar, lo sé!), el funcionamiento de un pueblo y los gremios, la pasión de un constructor y como siempre algunos espléndidos discursos de arquitectura. Un libro muy completo que no aburre y siempre apetece leer en un rato que se tenga. Eso si, no es un libro de bolsillo, pesa más o menos dos kilos(lo sé porque me lo llevé a Inglaterra). Mi nota: 8/10. Y por supuesto se lo agradezco a la persona que me lo regalo. Besos

1 comentario

Galilea dijo...

mmm yo lo estoy empezando a leer ahora, y lo único que no m gusta es que no puedo llevarmelo en el metro, apuesto a que sabes cuánto pesa, sólo por curiosidad.
La prota buena se llama Caris, me gusta el nombre, no se porque... cuando me lea el libro te podré rebatir tus críticas, mientras tanto me callaré...
Besos vaquero

Publicar un comentario

Toggle menu