Quizás un banco donde sentarse


Hoy me he levantado y me he sentido extraño. A veces no entiendes lo que te rodea, no sabes lo que se quiere, no sabes dónde mirar, solo deseas escapar, correr como un pajarillo indefenso en una autopista y anoche algo me llevó a hacerme una pregunta, a buscar respuestas. Qué es la madurez se preguntan algunos, y yo tampoco lo sé. La consigues antes, otros después, depende de tus experiencias en la vida, de tu comportamiento, de todo lo que tienes a tu alrededor y también de lo que eres tu mismo. ¿Qué es la madurez?, ¿es ser mayor?, ¿es ser independiente?, o es algo mucho más profundo en tu mente, en tu interior. Creo que una persona ha llegado ese punto, cuando realmente sabe a ciencia cierta que lo es, si se lo pregunta es porque seguramente no lo sea. Qué es por tanto, me pregunto. Aceptar la vida y no enfrentarte a ella, aceptar tantos aciertos como errores en cada situación, tener visibles las consecuencias de tus decisiones, ser responsable de lo que se hace, siempre mirar que todo tiene repercusión a nuestro alrededor y tenerlo en cuenta. Saber que a veces se gana y otras se pierde, y afrontarlas tu mismo como un reto más. Tener visibles tus metas, lo que uno quiere ahora, lo que quiere luego y lo que querrá en el futuro, tener claras sus metas y realizarlas, supongan lo que supongan. Saber estar en silencio, respetar, ser siempre sincero con tu realidad y tu persona. Supongo que también es empezar actuar consecuente ante las situaciones, que no quiere decir frio y no dejarte llevar por cuestiones emotivas. Aceptar cuando luchar por algo es ridículo, no tiene sentido, quizás aceptar algo con serenidad pero nunca darse por vencidos, saber cuando se han cometido errores y aprender de ellos. También es hacer lo que se quiere hacer, hacerlo por su satisfacción personal y no por la del resto, confiar en uno mismo y no dejarse influenciar aunque si recibir consejos, siempre tener esa visión de que yo tengo las riendas y yo dirijo lo que quiero. Aceptarse como es uno mismo y vivir por ello, quieran lo que quieran, piensen lo que piensen. Saber cuando algo es serio, saber cual es la prioridad, cuando hay que actuar, tener la seguridad de saber qué hacer en cada momento según tus principios. También estar abierto a la gente, al mundo, tener una visión constructiva con él a través de él, no cerrarse a lo que uno piensa, aceptar que existen otras cosas, otras personas, otros mundos y tolerarlos. Ser tu mismo, simplemente, pero sabiendo quien es tu mismo.

Pero también dicen a menudo, que todo sigue su propio camino, que todo llegará cuando tenga que llegar, que las cosas pasarán como lo hagan, que aunque te empeñes en adelantarte o cambiar cosas vitales, todo seguirá su curso natural, entregarse a la vida y no luchar contra ella, asumir, quizás esa palabra sea la palabra mágica y tan difícil, asumir la realidad y lo que te rodea y seguir adelante. Asi que ser maduro supongo que será también pararse a pensar, simplemente eso, pararse a pensar cada cierto tiempo y llegar el momento en el que te das cuenta del mundo, en lo que tienes a tu alrededor, y te das cuenta que no dependes de nada, que todo lo que necesitas eres tú mismo, y tú tienes el poder sobre ti mismo. Quizás un banco donde sentarte un rato a mirar las nubes, los árboles, tus pies pisando el suelo. Qué fácil es escribirlo, qué es me pregunto, quizás tu lo sepas.

2 comentarios

Nerea dijo...

Puede que la madurez nunca se alcance...¿quién sabe?quizás crecemos a lo largo de toda la vida y no sabes cuándo llega ese grado de madurez del que hablas...

Puede que esa madurez la estemos alcanzando y no seamos realmente conscientes de ello...

Puede que.......

Esto que digo no es madurez,no?jeje,
en fin...para no considerarte una persona madura..sabes mucho de lo que contiene ser así...
Me gustó la reflexión...
Yo aún no me he sentado en un banco...pero lo veo un buen consejo..que no creo que tarde en hacer!!

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Ante todo hay que diferenciar la madurez personal--
...resposabilidad de tus actos
...asunción de tus actos
...autonomía en tu actuar
...ser uno mismo tal cual es
--de la madurez social, la proyección de lo anterior hacia los demás.
Uno podría ser maduro socialmente y desde el aspecto personal,no.
En cualquier caso uno no debe pensar demasiado en esto, hay que dejarse llevar y confiar en uno mismo y cuando surgan las dudas, confiar en que llegado el momento uno sabrá qué es lo correcto,para tomar la decisión correcta.
Una decisión correcta sería hacer más a menudo un punto y aparte para hacer más fácil la lectura.
Y si aún así nos equivocamos pues tampoco pasa nada.

Publicar un comentario

Toggle menu