Los pájaros


La mierda sigue ahí. Si, la mierda de paloma de la puta ventana sigue ahí adherida al cristal como si los átomos de los materiales se hubieran fusionado y ya fueran inseparables. Es cierto que ha perdido partículas y color, pero sigue estando ahí aplastada como las ventosas de un pulpo gigante de la era de Moby dick. Y ahí se quedará.

Por cierto, el otro día descubrí que el hombre de los helados que va con su camioncito y con la musiquita de feria que sale en las películas americanas no es un mito. He visto algunos rondando por aquí y creí por un momento que un superpolicía del FBI iba a saltar estrepitosamente encima del camión, tirar al conductor por la borda y llevarse por delante con el camión la mitad de los jardines del vecindario para perseguir al malo malísimo. Pero bueno como ya suponeis esa parte tan interesante no ocurrió.

Bueno la razón de este post es otra. El tiempo fue como otros muchos, salió el sol y al mismo tiempo llovía, pero todavía no he visto un arcoiris, yo creo que eso no ha llegado aquí todavía. Yo no se si será por eso o no, pero desde hace unos días llevo observando un raro comportamiento de los pájaros que revolotean la casa, palomas, grajos y otros que mi escaso conocimiento no me remite nombrar. Sabiendo que sobre mi ventana sigue estando la marca que me dejó uno de ellos como si fuera una X en un mapa del tesoro, aunque se ha quitado más debido a las fuertes lluvias de pasados días, y el buen tiempo que los hace tener más ganas de da guerra, no es de esperar que estén planeando hacer algunas maldades. Los primeros día noté la presencia de un rastreador. Se posaba durante varios minutos en la chimenea de enfrente, se movía de un lado a otro con sus movimientos de cuello rapidísimos y en algunas ocasiones me miraba con esos ojos rojos penetrantes que parecían salidos de la película de "El cuervo". Más tarde empezaron a congregarse más en la chimenea y de vez en cuando se posan todos juntos en línea como un ejército. Yo no se si es una táctica de inducir miedo en el enemigo o me estoy volviendo majara pero me las veo sacando la bicicleta a rastras con una nube de grajos picoteándome los ojos, la nariz y comerse mis intestinos. Menos mal que ya termino los exámenes...

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu