Volar


Una de mis pequeñas aventuras que no había contado todavía en el blog ha sido volar en globo dos veces. Me apunté al Hot Air Balloon club y entre otras actividades es lo que he hecho. La primera experiencia está bien si no tienes vértigo, puedes tener miedo pero no hay de que al final, porque va todo muy suave y despacio. En las dos ocasiones la experiencia fue excelente y las vistas espectaculares. La primera vez fue un día de invierno, casi al amanecer, a las seis o así empezamos a montarlo todo. El globo se levantó del suelo dejando atrás una bruma y niebla, que desde el cielo parecía pegada a la tierra, tapando todo lo que había debajo de ella. La última vez fue hace unos días y fue por la tarde, vimos una puesta de sol desde el aire, bastante bonita. Fue distinto también porque esta vez volábamos dos globos. Se hacía más emocionante ver como el otro globo se movía contigo, subía y bajaba como nosotros, o curiosamente nos cruzábamos, uno por arriba y otro por abajo debido a las distintas corrientes de calor. En el video se ven las fotos en orden de los vuelos. El tema de música “El durmiente” de Elecktra. Am, y hay un momento el que estornudo varias veces, justo cuando estoy grabando si.

video

Volar, es estar allí arriba sintiendo el mundo bajo tus pies, moverte despacio en el cielo, flotar sobre el aire. Todo se hace pequeño e insignificante y miras las cosas desde donde nunca lo había hecho antes, desde arriba. Pasar por encima de la vida, muchas pequeñas vidas, niños gritar, perros ladrar, coches en carreteras que cruzas como si no hubiera barreras en el cielo, gente que sale de sus casas para ver como un enorme globo de colores pasa por encima de sus cabezas. Muchos saludan sin ninguna razón en especial, ni siquiera nos conocemos, pero saludan y yo le devuelvo su saludo, una sonrisa siempre se te forma en la cara. Sí, no pensar en nada. Surcar la tierra sin límites, cruzar campos, pequeños pueblos, pasar por encima de las casas casi tocando sus tejados cuando el globo baja. Te sientes libre, sin stops ni prohibidos, sin nada que pueda detener tu paso. En el horizonte el cielo se abría, dejando salir de su ranura, colores anaranjados que se reflejaban en las nubes. El segundo globo, más pequeño se movía con nosotros, como si ambos fueran agarrados de la mano, veías a sus tripulantes como si estuvieran tomando una cerveza en el bar de enfrente. Volar libre, ojala todos pudiéramos volar así cuando quisiéramos, como los pájaros. Volar a la luna en globo, lejos de ninguna parte y ningún tiempo. Volar.



2 comentarios

Nerea dijo...

Interesante esta entrada en el blog!
Me gustó el video mientras se escuchaba de fondo la canción!

Saluditos!

Pepe Nosela dijo...

Impresionante el paisaje y desde luego la sensación debe ser muy placentera. Con mis amigos de la miel estamos pensando en hacernos con un globo un año de estos. El problema son las pelas y el tener que ir a Madrid a sacar el carne de piloto (300.000 € de nada).

Publicar un comentario

Toggle menu