Ocho del ocho del dos mil ocho

Hoy es ocho del ocho del dos mil ocho, uno de mis números preferidos, quizás porque dicho número pueda interpretarse como infinito si se inclina hacia un lado, porque sus curvas me recuerdan e alguien o porque nací un ocho. El caso es que medité, 8-8-8, seguro que por algún lado hay una profecía sobre este día. Es un número que dicen simbolizar a Jesús, igual que el de la bestia es 666(six six six! the number of the beast!, me recuerda de Iron Maiden) así ya algo hay. Recomendaría leer el apocalipsis de la biblia o al menos algún fragmento, a mi me resulta enigmático y sorprendente toda la simbología que se encuentra en él. 

Bueno pues quizás caigan ranas carnívoras de cielo venidas de los antepasados para hacer pagar los pecados en los que está sumida la tierra(y si se comen a Bush ya de paso sería un favor entre otros muchos), o quizás lleguen los extraterrestres para congelar la tierra y crear un nuevo hábitat apropiado donde puedan vivir, ya que todo estaba planead; o llegue el momento de los cuatro jinetes, los siete sellos y las siete trompetas que sale en la biblia.

 A lo mejor es una señal de la llegada de la paz y armonía con la naturaleza, del fin del hambre en la tierra, de la creación de una lengua universal que todos podamos hablar sin preocuparnos porque no nos entendamos o unos capullos quieran que no nos entendamos. Aunque pensándolo bien creo que es más fácil que toque una plaga de langostas, o que los mares, aunque no se conviertan en sangre, se llenen de bolsas de plástico del mierdoski o móviles del garrafone.

 Lo suyo sería tenderles una trampa a los ocho ángeles del G-8(joder que de ochos, es que esto tiene que ser una señal) meterles en una pistola de aire comprimido gigante con caramelos pika pika para que les escuezan los ojos y mandarlos al hiperespacio para que entretengan a los extraterrestres que nos quieren invadir el día de hoy.

Qué casualidad que también hoy, en día ocho del ocho del dos mil ocho a las ocho de la noche a los ocho minutos y ocho segundos empiezan los juegos de Pekín, (aquí es a mediodía).  Como sea cierto eso de que si saltan todos los chinos a la vez la tierra inclina su eje de rotación lo suficiente como para quedarnos fritos, estamos jodidos(leyenda bloguera del capote de Akaki). Aunque quizás muchos chinos no puedan ver este blog que puede llevar a una revolución total, no porque esté en otro idioma, sino porque hace tiempo obligaron a los grandes buscadores capar parte de su red. Por cierto, quizás si todos miramos hacia la meca a las ocho de la tarde ocho minutos y ocho segundos podemos hacer que nos caiga una bomba del cielo, que Cristiano Ronaldo decida de una puta vez donde va que estoy hasta los cojones de ver siempre lo mismo en las telenoticias o que se acabe la malvada, espantosa, horrible, inaudita, y estrambótica, crisis. Si esto no ocurre en que no leísteis mi blog hoy, así que vosotros tenéis la culpa.

 Aunque de momento mejor aprovechar un poco el verano y luego veremos si hacemos un poco apocalipsis con truenos, relámpagos y ese rollo, todos juntitos y abrazaditos de la mano, porque ya que desaparecemos que mejor que hacerlo con alegría y cantando villancicos. Yo ya se de uno, Gregorio, que se ha ido de Erasmus un par de días a visitar a su amiga asiática. Así que ale, apagar los teléfonos móviles, responder a la encuesta del blog, rezar un poco y no paséis calor.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu