El desierto de los tártaros

Esta novela de Dino Buzzati escrita en 1940, prácticamente un clásico relata la historia de un teniente en sus deseos de llegar a un fortaleza, que nada tiene de especial pero que a muchos soldados ha atrapado. Ante un mundo disciplinado y aislado los soldados viven su vida sumisa sin más esperanzas que la llegada desde el norte, desde el desierto que da frente a la muralla, un ejercito seguramente de tártaros para atacar la gran fortaleza. El protagonista Drogo entrará en la rutina, comodidad y sencillez del servicio militar in sobresaltos y también en la espera de la llegada de “algo” por el desierto. Pero ello no llega, puede ser un desierto lleno de cosas o vacío de donde vendrá un ejército o nunca aparecerá nada. 
Es la historia del paso de una vida, de la comodidad y reticencias a un cambio de vida una vez metido en un mundo ya tenga miedo de salir de él. La historia de la soledad, como está escrito: “Tal vez todo sea así, creemos que en derredor hay seres semejantes a nosotros y, en realidad, solo hay hielos, piedras que hablan una lengua extranjera, estamos a punto de saludar a un amigo, pero el brazo vuelve a quedar inerte, la sonrisa se apaga, porque nos damos cuenta que estamos completamente solos.”

Es un libro quizás a veces pesado de seguir leyendo pero que transmite una serie de aspectos de la vida, aprovechar el momento de ser joven y no esperar porque crees que todavía tienes vida por delante para hacerlo, que cuando creas que es el momento ya es demasiado tarde y otras muchas cosas. Andar tu y no esperar el momento para andar. En ocasiones me recuerda a Kafka, en la forma de llegar a la soledad de las personas o el mundo burocrático y la conformidad. No dejéis que la vida os pase por delante. Quizás no sea un libro que enganche pero son de esos que se quedan grabados en tu mente, a mí nunca se me borrará de mi mente a Drogo, su vida, y la sensación de querer que nunca me pase lo mismo, por la tristeza de ello. Por eso que puede transmitir, quizás simplemente por eso, para mí, este libro es muy bueno.

También empecé a leer Los niños del Brasil de Ira Levin, pero sencillamente lo dejé, era lento y aburrido y no quería tragarme otro de este estilo. Trata un tema interesante, una conspiración de dirigentes nazis después de la II Guerra Mundial, pero no engancha. No está mal el argumento de la historia pero no convence.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu