jueves, 31 de julio de 2008

Miradas



Pelo suave como la seda, ondulado como las olas, brillante, en ocasiones con destellos rojizos como el cobre, y con olor a frutas que se desvanece sobre sus hombros. Posó su mano sobre ella como si oro se tratase. Se dio cuenta.

- Oye, no me toques el pelo que no me gusta, te lo he dicho muchas veces –dijo ella apartándole la mano de su pelo.

Su dulce voz, quizás su delicadeza le impresionaba cada vez más, cuantas veces se lo abría dicho, cuanto le gustaba escuchar esas palabras tan simples. Y más la mirada que podría hacer temblar al más duro caballero de la edad media. Él siguió observando descubriéndole cada parte de su cuerpo como un mapamundi. Asia, África, mira ahí esta Australia. Montañas, llanuras, cada una con su sol y sus formas. Podía surcar por caminos entrañables o enormes praderas donde ver salir el sol. Vestía una minifalda con mayas por debajo, camisa blanca, quizás nada extravagante, pero si llamaba la atención a sus ojos. Estaba tumbada de lado en el suelo, sobre la hierba mirando a la gente pasar por el camino de suelo empedrado. Ahora le miraba a él como si aquellos fueran unos segundos interminables y por ello debía aprovecharlos.

- Ven aquí anda y abrázame. ¿Nunca te he dicho que eres un pesado? –volvía a decir ella, cogiendo su mano y llevándosela a la cara. Suave.

Él no dijo nada, se limitó a sonreír mientras esperaba que ella hiciera lo mismo, y lo hizo. Poco después apartó la mirada, siempre que se sentía observada fijamente quería pasar inadvertida, pero era imposible. Dibujó con los labios en el aire una palabra y ella la captó al instante levantando las cejas. Ella se acercó.

- No me mires así –susurró a su oído.

Hizo caso omiso y él levantó los hombros con absoluta tranquilidad y se dispuso a decir algo.

-Por que no –se anticipó ella ante cualquier duda. 

Volvió a sonreír sin hacerla caso. Era como un libro abierto y leído diez veces para ella. Pero lo que ella no sabía era que también era un libro abierto para él. Cada gesto, cada mirada estaban escritos o programados aunque diferentes en cada situación y cada momento, todos siempre eran únicos, y nada más perderlos de vista esperaba volverlos a encontrar. Cuantas veces habría deseado ese momento días, meses antes y ahora estaban allí sin más tumbados en el césped, apoyado uno sobre el otro. Siguió mirándola. 

- ¡Mirale! –dijo sonriente volviendo la cabeza un segundo.


 Quizás la ama tanto que no cabía lugar a palabras, o prefería dejar que hablase ella ya que escucharla era mejor que romper su voz. No sé como puedo aguantarte y no comerte a besos antes de que digas la próxima palabra, pensó él. Después de sentirse acosada con su mirada, ella se volvió a decirle algo, pero antes de que abriera sus labios, no pudo volver a juntarlos porque ya habían sido atrapados por otros misteriosos.

sábado, 26 de julio de 2008

Míticos: Good times, bad times

Así se llama esta gran canción y también este mítico grupo inglés que es Led Zeppelin, sus influencias llegan a todas partes, sus versiones han sido muchas veces reinventadas sin éxito, y siguen estando ahí, en todas partes, con sus solos de guitarra, bases de batería, gritos desgarradores o lívidos. Asentaron las bases de lo que sería después el heavy metal junto con otros grupos como Deep purple. Pero lo que me llama de Led Zeppelin es ese estilo “progresivo” que siempre se encuentra en sus canciones, esos parones de ritmo, melodías “subyacentes” y que desparecen entre voces, ritmos de jazz mezclados con riff de guitarras potentes o folk junto a un rock psicodélico.


Selecciono esta canción pero la verdad es que podrías haber seleccionado otra entre todos los buenos temas que tienen. Esta canción fue su debut. El sonido de la guitarra y el ritmo de la batería han sido imitados en muchas ocasiones por otros grupos. Siento no hablaros de integrantes del grupo, sus nombres, su trayectoria, es algo en lo que nunca he sido hábil para quedarme con ello de memoria(de todos los grupos de música), pero si conozco esas sensaciones al escuchar buena música. Y como siempre me apetece contar una curiosidad del grupo. El nombre del grupo surgió de un chiste del batería de The who mientras grababan juntos con algunos integrantes, que dijo que la banda fracasaría como “un Zeppelin de plomo”(lead Zeppelin). Luego se modifico lead por Led y así queda el nombre aunque la historia de la formación del grupo es un tanto enrevesada. Por supuesto los incorporo en la lista de grupos míticos. Ahí dejo el video y también este para a ver si le da mi hermano un poco al tema. Hasta pronto.

viernes, 18 de julio de 2008

Y no hay trueque que valga


Miles y miles de veces he oído la misma pregunta y muchas respuestas, y según lo que responda las personas puedes adivinar por qué han sufrido alguna vez en su vida o que les falta ahora. Siempre se pregunta qué es lo que de verdad importa en la vida. ¿Dinero, salud o amor? Muchos tendrían clara su respuesta. Otros dudarían. Si preguntaras a una mujer o un hombre mayor siempre diría salud. Si fuera a un soltero cuarentón te diría amor y si preguntaras a un inmigrante que ha aterrizado en España hace unas semanas dirá dinero o trabajo. Todo es relativo según nos afecte en nuestra vida. Pero en estos días me he dado cuenta lo que de verdad importa. Qué insignificante es el dinero, viruta que pasa de una mano a otra, nada más que dinero cuando el resto falta. 

 El amor si es algo que todos necesitan alguna vez, cuando lo encontramos es cuando poder ver importante otras cosas. ¿Se puede sobrevivir sin él? No lo sé, pero la verdad es que el amor una vez descubierto no te puedes separar de él. Y algunos morirían por amor si y para muchos dejaría de tener sentido lo que les rodea y para otros no. Yo también añadiría otra similar quizás más extraña, que quizás estaría unida al amor, que es la ausencia de soledad. Esa soledad mundana que algunas veces necesitamos pero que otras veces nos abruma.

 La salud, sin ella el resto se hace más difícil. Todo esto viene porque al verlo con mis ojos, ves que el amor nos da vida si, pero la salud, sin ella, no te deja vivir, el resto se evapora sin significado. Y esto es algo que las personas tienen en cuenta pero claro, no llegué a ver su importancia hasta que no lo ví yo mismo, seguramente porque soy joven. Ahora es distinto. 

Este verano se plantea distinto a muchos, o por lo menos parece distinto al resto, mientras cada persona sigue su vida como una burbuja ajena a otras, cuando yo espero que mi madre se recupere pronto. Pero los veranos con así llegan de una forma y se van de otra, igual que lo que nos rodea. Igual que en el camino de los ingleses, todos los veranos son distintos y nunca ninguno será igual que el de antes.Y qué es importante en la vida. 

Qué es el dolor si una forma de sufrimiento pero no es lo mismo, y que es el dolor cuando ves que no tiene fin, cuando ves que los días pasan y no para, que es y no deja de ser un sufrimiento eterno. Y más en una persona que sientes tan cerca de ti. Solamente cuando lo tienes en tus manos, a un paso, a dos putos dedos de tus ojos, como siempre, es cuando te das cuenta lo importantes que llegan a ser algunas cosas en la vida por encima de otras, lo que significa el dinero, nada más que basura en forma de dígitos insignificativos. Ves a la gente en la calle seguir su vida, como pude haberla seguido yo cuando otros se sintieron igual, indiferentes. Rabia e impotencia, odio a este mundo hecho de una forma que nunca entenderé, siempre pareciendo todo tan injusto. La esperanza, eso que nos sigue a todos lados, que nos tortura o nos da la vida, que nos arrastra o nos empuja hacia nuestros deseos más profundos. Ahí siempre estará la esperanza en el amor o en la enfermedad, en la vida o en la muerte. Es algo que el ser humano nunca pierde, es algo bueno que podemos encontrar en nosotros. 

Solamente cuando llegan esos momentos en los que ves que algo ha cambiado es cuando piensas que cualquier tiempo pasado fue siempre mejor como dijeron muchos. Pero sólo es en esos momentos cuando lo que te rodea deja de ser lo que fue, lo vivido se convierte en algo extraño, en algo que está ahí pegado a ti aunque la nueva realidad sea muy distinta. Qué es la vida si no un paso de un estado a otro, de una transformación continua donde el tiempo  y la vida no para ti, cuando no puedes engañarle. Como leí en el blog de la fraternidad de babel, el tiempo te puede dar las cosas que más deseas, pero en realidad solo te las presta porque al final te las acaba quitando de nuevo. Es un “préstamo maldito” y no hay trueque que valga. 

Y vuelvo a poner sweet child o’ mine a todo volumen hasta que estallen los tímpanos, imaginando tocar la guitarra, me prometo que algún día aprenderé a tocar esta canción con mis manos, con mis dedos, sino que todo arda todo en el infierno hasta convertirlo en cenizas. Harto de alaridos de perros callejeros, de ranas, sapos y alimañas que gritan por algo efímero.

miércoles, 9 de julio de 2008

Día del orgullo


Bueno ya estoy aquí, en España, aunque el shock de que la selección ganara la Eurocopa después de los momentos vividos en Inglaterra en el partido contra Italia todavía está latente. Me he retrasado al poner mi siguiente entrada, sinceramente he estado ocupado en otras cosas y en mis pensamientos.

Está entrada se llama día del orgullo porque el sábado pasado estuve en la Manifestación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y bisexuales(LGTB), vamos que la famosa manifestación del orgullo en Madrid una cita a la que algún día tenía que asistir. Allí estábamos los cuatro con nuestros sombreritos de color rosa fosforito, gafas amarillas superfasion de los veinte duros y con camisetas que ponían: “hace calor…pero se está guay”, “ven para acá morenito que te enseñe yo”, “podemos” y la última con “Alaska salúdame por tus dos melones!”. Esto último es un poco falso, ya sabeis, para poner emoción al asunto. Hacía un calor que acabé con la nuca tomatera, que remate con el día de piscina en la playa de “Parla de Mallorca, tu suburbio de vacaciones” que tuve al día siguiente. Así que allí rodeado de personas de todos lugares y tipos Rak buscaba su tio desesperadamente como ET su casa, Dei gritaban como una gacela en celo y Galilea no paraba de hacer fotos como una poseída, yo le daba algún beso a la de las fotos y hacía mis chistes grandiosos que luego saldrán publicados en el último libro del club de la comedia.

A parte de manifestación el evento se convierte en fiesta, donde nadie tiene que esconder nada y saca sus instintos más ocultos o los más conocidos. No había ido nunca y me esperaba algo estrambótico y desmesurado como había percibido años atrás “en la tele”, con personas disfrazadas con trajes de sevillanas, hombres de pelo en pecho con armaduras, personas besándose por todos lados, etc, etc. La verdad es que sí, claro que hay este tipo de cosas, pero no dejaban de ser algo a parte, que simplemente daba espectáculo para echar unas risas porque el verdadero sentimiento cuando estas detrás de la valla es otro, es de gente que reclama algo, que está ahí montando una gran fiesta como podría ser otra y que muchas personas, sean como sean están acompañándolos, ya sea para reclamar unos derechos, desparramarse o para pasar un buen rato. Y no solo un espectáculo. Nos situamos cerca de la plaza Cibeles donde nos apostamos en un punto estratégico donde se veían muy bien las carrozas que pasaban por la calle aunque daba el sol en al nuca que te dejaba tonto. Así vimos carrozas de todo tipo, casi todas muy coloridas y música incorporada. El día soleado y el calor dejaba para un buen día de calle por lo que estaban llenas de gente hasta Gran vía. Asi que el día del orgullo no deja de ser un día para pasárselo bien, ya porque te guste ver famosos del corazón de la tele, por pasar un día, disfrutar del ambiente, o manifestarse al estilo fiestero. Y así fue.


Aprovecho y también dedico esta entrada a Galilea, que conociéndola no tardará en decirme que quiere otra para ella sola. De momento querida Galilea solo una porción, entera debes ganártela. En ningún momento paró de hacer fotos, dejando la pantalla de la cámara digital marcada de dedos, gritar Jesús Vázquez que guapo estas mientras me echaba un guiño a mí y me daba un pellizco pícaro en el culo. Dei estaba en su salsa, como una aceituna en la ensalada, llamaba a los famosos que le lanzaban besos, piruletas, pelotas de la playa, pitos de pitar, papeles, folletos, pegatinas e incluso margaritas mordisqueadas y sudorosas. Y también “Indiana Rak en busca del tío perdido”, que al final lo encontramos.

Tras ver pasar todas las carrozas y sabiendo que por las noches recibiré la visita de Alaska en formato pesadilla decidimos salir de del punto G. Al final conseguimos salir del tumulto y realizamos llamadas a nuestros superiores en el puesto de control de operaciones. Una vez finalizado el objetivo alfa, nos preparamos para el beta que consistía en dispersarnos cada uno a nuestro punto de extracción como miguitas de pan en la mesa.

Hasta pronto.

 

El capote de Akaki Akakiévitch Copyright 2005-Cuando no tenga nada que decir al mundo