Ataque preligroso en casa

La red telefónica ha sido atacada en mi casa. Durante varias horas permanecimos incomunicados con el mundo exterior por la actuación premeditada de un personaje que a simple vista parece inofensivo. Demostró ser hábil en este tipo de fechorías ya que cortó la conexión por dos lugares diferentes para volvernos locos y dificultar su posterior arreglo. Un plan ejecutado de forma sorprendente por uno de su especie. Con sus pequeños, pero afilados incisivos provocó cortes en los cables durantes varios meses en sus salidas matuntinas por el salón. Después eligió un día y hora exactos para inhabilitar por completo los dos cables. El sujeto es el de la foto, de orejas picudas y ojos negros y vivaces, y aunque ahí le veamos jugando haciendo malabares con una galletita en la cabeza es altamente peligroso. Su nombre Gregorio(o Greg para los amigos).


El presunto culpable ha pasado a disposición judicial para ser interrogado por los hechos cometidos. De momento será condenado a dos días de jaula continua y retirado de sus respectivos premios por buen comportamiento. En la foto se ven algunos restos de la devastación causada, en este caso, en un cable de la luz de una lámpara también descubierto recientemente. Damos gracias de que no saltara por los aires ni quedara convertido en frituritas de maíz, eso sí.


Asi que para todos, tengan vigilado a su roedor u otros individuos, pongan cámaras detrás del sofá si es necesario, escondan objetos atractivos a la vista, recubran cables con fuertes aislantes, nunca se sabe cuando actuará y que planes tiene preparados para vosotros...

3 comentarios

Josean dijo...

Joder con Greg, menudo pillo está hecho.Esperemos que la privación de libertad durante 2 días surga el efecto deseado. Habrá que tener cuidado con su posterior reinserción en la sociedad del hogar y no vuelva a cometer ese tremendo delito.

Xelaya dijo...

Puuuuuuuuf

Bienvenido al mundo de las super mascotas. Tan tiernos cuando te miran con esos ojitos lacrimosos, rogandote que sigas rascandoles detrás de la oreja o sobandoles la panza.... sí, sí, tan inocentes que parecen ellos ¡y tan ingenuos que somos nosotros!
Si son poco menos que diablitos cuatrípateros!

jorge dijo...

q joio el giringorio!
esto es como cuando mis padres me llevaban al médico cuando era pequeño porq me daba cabezazos con las paredes, y los médicos les decían a mis padres "si se da esos cabezazos es porq no le duele". A greg le pasa lo mismo un buen calambrazo y ya veras como muerde más las zanahorias.
un saludo!

Publicar un comentario

Toggle menu