El caracol





Lento como un caracol, ahora las cosas pasan a su lado muy deprisa, le adelantan sin siquiera parar a preguntarle, sin dejar una huella para saber por dónde han pasado. Sin duda, había sido el inocente, por haber creído y seguir creyendo después, cuando hace tiempo que le han rebasado por la derecha. Lento como un caracol se mueve solo, sin saber donde llegar, mirando un horizonte del cual no es capaz de olvidarse. Los días transcurren despacio, mientras otros le adelantaron y hace tiempo que le perdieron de vista. Lento como un caracol, ciego sin ojos y antenas que no encuentran señal. Siente algo, un murmullo, un olor y quizás se desvíe del camino. Lento como un caracol, se frena bajo la lluvia y duerme, mientras fuera de su camino, otros le pasaron hace tiempo. 


¿Es lento como un caracol o acaso es un caracol que corrió demasiado deprisa?

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu