Como setas después de llover


El grupo de las carnosas

Llevo tiempo pensando en ello y es que con el reciente fallecimiento de un escritor ya no he podido retenerme a escribir algo sobre ello. ¿Qué pasa aquí?, ¿ocurría antes o el loco soy yo? Entiendo que con la muerte de un autor relevante a nivel artístico, se recuerde en las noticias, se hagan reportajes, muchos de nosotros decidamos volver a sus creaciones, simplemente por el hecho de rememorar sus obras o el momento de conocerle si es el caso, es algo que se hace inevitablemente. Yo lo he hecho. Me fue inevitable reescuchar a Michael Jackson después de morir, pero joder hay tanto ruido en lo que nos rodea que te deja sordo.

 ¿Por qué los seguidores incondicionales florecen como setas después de llover?, ¿por qué antes de su fallecimiento para muchos no existía?, ¿por qué las figuras más mediáticas, contando políticos, lo citan como expertos conocedores (e incluso lloran delante de las cámaras)? Si de verdad le aprecian váyanse a su casa y léanlo en silencio, como supongo que harán muchas personas, pero no sean usureros. Va a resultan que de la noche a la mañana todos somos unos acérrimos devotos de Miguel Delibes y que las obras de Salinger se reedicionen y publiciten más que nunca para venderlas industrialmente, todos le conocen, todos compran, todos dicen que es el mejor del mundo y vamos a aprovecharnos todos de la ocasión.

Hoy cuando he pasado por una librería he visto como el dependiente le decía a una persona que estaban agotados todas las ediciones de los libros de Miguel Delibes, corre, corre, que se agotan, la locura engulle las masas. Eso significa que en unas semanas tendremos veinte ediciones especiales nuevas, seguro. Esos mosquitos que se ponen alrededor son los que me molestan, porque  después de haber ordeñado la sangre con inteligencia desaparecen volando, zás. Fin.

Y en estas ocasiones salen a la realidad tres cosas. Una, suceso-exprimir-expulsar, ley de mercado: desgraciadamente la muerte vende. Dos, la información ya no es como la energía,  la información hoy en día se crea y se destruye sin más, hoy noticia, mañana explotación y pasado volvemos donde antes, tan rápidamente que me causa una sensación de repulsa y de estar en un fango de pura hipocresía. Tres, estamos rodeados de tipos falsos por todos lados, das una patada a una papelera y salen dos o tres tipos como cucarachas armando un escándalo enorme(este Salinger me ha comido la cabeza...). Joder,¿Dónde hay un matamoscas?

Foto de: k6.34(http://www.flickr.com/photos/k6_34/2975240555/)

3 comentarios

Xelaya dijo...

Que tristeza de leer con tan hiriente claridad lo que desde hace ya unos días rondaba, rondaba y se redondeaba en mi cabeza.
Repugnantes buitres de miserias humanas por doquier, aunque la verdad, llamarlos buitres es ofender a estos cariñosos animalitos.

Estoy en fase, asco de vida, o mejor dicho (para que nadie piense que tengo tendencias suicidas, al menos ahora) asco de especie. Me voy a cambiar a las termitas, parece que tienen una sociedad menos interesante pero más honesta.

Elisa dijo...

La verdad es que es la pura realidad, como dicen sabiamente las abuelas...

"Dios te libre del dia de las alabanzas"

...y esta claro porqué...porque es condicion humana darse cuenta de lo que vale una persona una vez que ya no se lo puedes decir


claro que siempre aparecen chupopteros encargados de sacar tajada a todo, incluso a la muerte

sinceramente, que lastima. Pero que lastima tanto por los que mueren, como por lo que se aprovechan de ello, como por los carentes de personalidad que se dejan llevar como si fueran un rebaño (y luego se las daran de cultos...)

Akaki dijo...

Xelaya: a mi también me rondaba por la cabeza, además es una sensación un tanto de.....desprecio y luego tristeza, sí.
Buitres pero más que comer carroña, la dejan, sería la especie odiada de los buitres.
Las termitas siempre es una buena opción, cuándo descubras la máquina que haga eso me avisas

Eli: jeje, esa frase la has sacado del libro secreto de las abuelas?
La muerte hace muchas cosas, toda la vida lleva creando mitos también.

A mi me da la sensación de que todo pasa muy deprisa y se pierde el valor de las cosas y luego encima aparecen las malditas setas para amenizar la fiesta. Y eso cansa mucho, parece que estas rodeado de guano.
Menos mal que luego siempre hay gente auténtica.

Publicar un comentario

Toggle menu