La noche de los libros y sobre lo importante de la inutilidad

La noche de los libros en Madrid

Ayer fue el día de los libros y un día como este no se podía desperdiciar en las calles de Madrid en la que se realizaron muchos actos. Lo primero fue comprar un libro y unos discos de música, después caminar por la Gran Vía, calle Montera y Sol abarrotado de gente hasta llegar a una sala de exposiciones en la calle Alcalá 31. Allí hubo un debate bastante interesante con David Trueba(del que a ver si un día retomo su libro Saber perder) y José Maria Ridao.

Después mi compañero y yo nos dirigimos a la plaza Santa Ana con el propósito de repostar combustible con la primera cerveza del día, y es que si no fuera así no podríamos seguir caminando. Tras charlas y discusiones sobre el panorama actual del hiphop español, decidimos subir calle Preciados hasta los cines Capitol, donde tras escuchar a los mariachis en Callao fuimos a una plaza donde había conciertos de música. El primero fue un experimento de música y literatura que al principio resultaba curioso pero después no mantuvo mi atención. El segundo era un grupo de estilo country bastante animado llamado Arizona baby. Todo acabó con un recorrido por Fuencarral y unas copas en la zona de Tribunal. Lo mejor de la noche: ambiente tan variado en las calles de Madrid.

La noche de los libros en Madrid

La charla a la que asistimos me pareció demasiado corta (cortísima con una hora) y por tanto muy interesante. Se titulaba “¿la imaginación está en crisis?” pero al final cogió caminos imprevistos. Se habló del uso de la imaginación y la ficción en la realidad y la necesidad de ésta en el ser humano. Mitificamos personas, encuentros, lugares, se utiliza la ficción basada en la imaginación para trasformar hechos que nos trasmitan algo deseable que nos den la respuesta que no encontramos a una pregunta. También de la mención de la realidad para dar credibilidad a la ficción. Simple búsqueda de la verosimilitud en el relato.

Pero lo que más me impactó del debate fue la siguiente reflexión final: lo que permanece en nuestras mentes con el paso del tiempo y lo más bonito de recordar a menudo son aquellas cosas que se hicieron en la inutilidad del tiempo y significado, y no tuvieron un propósito de utilidad material, que actualmente parece una premisa imprescindible en nuestra sociedad.

Y mi opinión es que es jodidamente cierto. A veces en la simple búsqueda del placer inútil está lo mejor. Esto no quiere decir que perdamos el tiempo ni que nos volvamos todos locos y nos dejemos a riendas de la inutilidad, sino que no siempre hay que hacer cosas que tengan un propósito, un beneficio que podamos justificar ante el resto. ¿Es que hay que viajar con el fin de hacerse una foto con las pirámides de fondo?, o ¿ir a un concierto para enseñar la entrada a tus compañeros? No! Momentos que ocurrieron en la inutilidad e insignificancia (relativa) son los que se quedaron en nuestra mente. ¿Qué es un beso bajo la lluvia?

Espero que hayáis regalado muchos libros. Hasta la noche del próximo año.

6 comentarios

arito dijo...

Si quieres saber más sobre Arizona Baby visita su blog:
http://arizonababyrocks.blogspot.com/

Akaki dijo...

Le echaré un vistazo porque sonaban bastante bien!

Naufragio dijo...

En Barcelona, rosas, libros y a veces, mensajes cifrados. Ideal para dejarse llevar por la imaginación.

Akaki dijo...

Mensajes cifrados? eso debe estar curioso...

Naufragio dijo...

Me da que el día 23 de abril, hay quien aprovecha para mandar mensajes escondidos entre los títulos del libro que se regala, o quizá en la contraportada, o incluso entre los pétalos de la rosa que se recibe.

En fin, cosas ellas todas que se suman a las "inutilidades" que acumulamos...

Akaki dijo...

Sí, unas inutilidades deliciosas...

Publicar un comentario

Toggle menu