Trabajar para vivir, vivir para trabajar

Conferencia

Curiosamente he hablado con algunas personas de cierto tema que nos afecta a todos en nuestras vidas y que he meditado muchas veces sobre ello. Esta vez es sobre el trabajo y la vida, la razón de trabajar y éste como un instrumento material para disfrutar de lo que de verdad te gusta. No hablo del caso de aquellos que trabajan para sobrevivir, sino un paso más para aquellos que tienen la suerte de verlo también como la realización de nosotros mismos. Es algo que me pregunto porque el empleo forma parte de mucho tiempo de nuestra vida.

¿Qué es trabajar en un empleo?, dedicar buena parte de nuestro tiempo diario a hacer algo para conseguir un salario, ¿es así, simplemente un método de conseguir dinero? para después con él disfrutar de las cosas que de verdad te gustan y merecen la pena en la vida en el tiempo que te sobre del día. Son así dos cosas diferentes, separadas, siendo el trabajo simplemente un instrumento para poder realizar las cosas que realmente te realizan.
Por otro lado el trabajo puede ser esa parte de la vida que te llena, así el afán por conseguir un trabajo que sea al mismo tiempo tu plena satisfacción y lo que te gusta. Trabajar no es un instrumento  sino parte de tu “hobby”.

A estas alturas me vienen las dudas, ¿cuál es de verdad lo mejor? A simple vista se piensa que es la segunda, pero ¿hacer lo que te gusta en todo tu tiempo puede llegar a ser saturante?, ¿puede convertirse tu vida en trabajar? o ¿precisamente el disfrute de hacer lo que te gusta en otro tiempo distinto al trabajo son lo que realmente le hacen buenos, por esa ausencia de “salario necesario” que siempre hay detrás de un trabajo. Porque al final quizás el trabajo que realices no es tuyo y te pueden quedar sin nada.

Esta claro que dependerá de cada uno, pero a veces me resulta difícil saber cuando una persona es más feliz en la dedicación de su tiempo. Algunos ven que su trabajo es necesario que sea parte de su vida plena, otros solo un medio, ¿quizás mitad y mitad? Yo me decanto a que el trabajo sea lo que te guste pero tampoco llene otras cosas que te gustaría llenar en tu vida, aunque tengo mis dudas...

12 comentarios

Almorro dijo...

Me encantan estas reflexiones.
Hay un tema que me entusiasma y que consigo acabar entrelazando con casi cualquier duda existencial que tenga la mala suerte de cruzarse en mi camino.

De las dos formas de trabajar que expones, ¿con cual crees que disfrutarías mejor tu individualidad, tu libertad?

Akaki dijo...

Reflexionando pues...
Pues si. otra variable que meter en el asunto(y bien jodida,jaja)
Se supone que la libertad, hacer por tu elección lo que quieres, cuando quieres y por ti solo, la disfrutarías en tu tiempo libre, pero no en el trabajo ya que éste es lo que realmente es: dedicar tu tiempo a algo para recibir un salario,¿no? Donde está la libertad en hacer algo por obligación(esta es la gran palabra), porque no importa que el trabajo lo realices con satisfacción, alegría y sacrificio, siendo algo que no es por iniciativa propia, que no es puro placer cada vez que lo haces, pasa a ser una obligación para conseguir un fin. Vivir para trabajar entonces puede suponer una libertad 0 en todo tu tiempo

Por otro lado se me hace un agujero en el estómago como me ha ocurrido muchas veces por una razón: pero vaya puta mierda de tiempo que estoy dedicando a algo que no me puede llegar a apetecerme a veces y que dedico más de la mitad de mis días. Es tiempo perdido en mi vida placentera si es obligación. Eso me revienta.
Así que lo mejor es que al menos se trabaje en algo que te gusta, aunque no seas libre y dependas de muchas cosas en ello. Pero será un perdida de tiempo menor, ¿no?

Son reflexiones conmigo mismo, quizás ninguna cierta.
Como siempre, gracias por tu comentarios...

almorro dijo...

Es complicado, si el trabajo no te aporta nada, qué le aportarás tú al trabajo?

No es una forma de desvivir?


Me resulta muy curioso, porque ahora mismo voy a colgar una poesía en la que llevo trabajando unos días y que hace referencia precisamente a todo esto.

Todos tenemos muy claro el concepto de libertad, pero nadie conoce realmente su alcance y, tengo la sensación, que es como los caminos del Señor: inescrutable.

Si me agradeces los comentarios, me haces sentir incómodo.

nerea dijo...

Introduzco otro <> que a su vez incluye otra posible variable...(no me atrevo con la libertad, jeje)
"Trabajar para vivir, trabajar para sentirme vivo/viva"...

Quizás trabajar no sólo sea un método para conseguir un salario, satisfacción y ocio...
Tal vez sea un medio para sentirse activ@, útil...algo que actualmente se premia por el conjunto de los que somos y que a su vez estigmatiza al eterno "parad@"...

Y en cuanto a trabajar en algo que guste...suena demasiado bien para ser cierto...habrá días que te encante haber nacido para trabajar en lo que haces y otros querrás morir en ese mismo instante...

Así que de momento "trabajar para vivir",...

almorro dijo...

Claro, Nerea, es que el trabajo es una forma de sociabilización, de identificación. No te falta razón con este apunte.

Es una tarjeta de presentación ante cualquiera:
– ¿A qué te dedicas?
– Soy un espléndido sexador de pollos.
– Ummm... esto... voy muy liada, ¿sabes? Ya nos veremos... si eso.

Pasamos demasiadas horas al día trabajando como para que nos pueda resultar totalmente aséptico en otros aspectos de nuestra vida, tanto para bien, como para mal.

Al principio, uno puede renunciar a extraer algo positivo, además de esos réditos económicos, pero si estás 8 ó 10 horas al día inhibido, requiere un gran esfuerzo dejar esa actitud sólo en el ámbito laboral.

PD: Y aclaro la coletilla final de mi anterior intervención, ya que las prisas por atender a un cliente me impidieron matizarla. Akaki, si agradeces tan explícitamente las intervenciones, pasaremos a tratarte de usted. Jijiji

nerea dijo...

Eso es. Ese diálogo puntualiza la opinión que expuse ayer...aunque no sea el oficio en el que estaba pensando exactamente...jeje

almorro dijo...

Pero cabe la posibilidad de que ese espléndido sexador de pollos, en su valentía vital, también sea espléndido en muchísimas otras cosas, no?

Akaki dijo...

Vaya, menuda juerga filosófica os habéis montado en un momento aquí!jeje

Osea, otra variable, seria el trabajar para estar ocupado y activo, aunque esta la veo un poco "rara", quiere decir así que si no trabajásemos no estaríamos vivos/activo, yo creo que sí, aunque si es cierto que quizás cuando divides tu vida en dos bloques: trabajar y vivir lo que te gusta, se disfrute más de ambas cosas…
Si se trabaja para estar activo es vivir para trabajar al final, ¿no?

Si el trabajo no te aporta nada,no te motiva, puede ser un desvivir, porque estás viviendo lo que no quieres, pero quizás te aporta algo a lo que le das más valor(dinero simplemente). Como muchas cosas, al final las valoraciones y prioridades que tiene cada uno tienen el peso.
Ahí va un ejemplo que me he encontrado recientemente, a ver que opináis: renunciar a realizar un trabajo(que te gusta) por su salario bajo y dedicación alta de tiempo, optando por otro que puede resultarte indiferente, sin motivación tal vez, pero que te ofrece un salario y tiempo libre perfecto, con el que vivir la vida que de verdad quieres. Este caso es elegir la opción trabajar para vivir.

El sexador de pollos podría ser uno de los mejores actores porno del mundo, pero prefiere disfrutarlo sin obligación, sin ser su trabajo. ¿Sería más feliz si su trabajo fuera ese?

nerea dijo...

Por supuesto las habilidades y destrezas en la vida del sexador de pollos pueden ser infinitas....analizando su perfil, pueden averiguar el sexo de un ave en 4 segundos...

Um, por otro lado, sino trabajaramos ¿qué haríamos? ¿Nada? No existiría la especie humana o inventaríamos técnicas innovadoras en como sentirse activos sin trabajar...

En cuanto al ejemplo sobre elegir un trabajo sólo por las condiciones...opino lo mismo. Se visualiza a primera vista que al final elegir "Trabajar para vivir o vivir para trabajar" son valoraciones y prioridades de cada persona.
No hay una única fórmula ni una única respuesta.

Naufragio dijo...

Trabajé el aire
se lo entregué al viento:
voló, se deshizo,
se volvió silencio.

Por el ancho mar,
por los altos cielos,
trabajé la nada,
realicé el esfuerzo,
perforé la luz
ahondé el misterio.

Para nada, ahora,
para nada, luego;
humo son mis obras,
cenizas mis hechos.

...Y mi corazón
que se queda en ellos.

"Para nada" de Ángel González

Akaki dijo...

Este poema me da que pensar, en esas ocasiones cuando te das cuenta que ese trabajo tan duro realizado al final no parece ser más que...nada

Almorro dijo...

Es que lo importante no es el fin, sino el camino.

Publicar un comentario

Toggle menu