La transformación magistral

Extractos

Leer recientemente varios escritos de León Tólstoi, Gabriel García Márquez y Dostoievski me han dilucidado donde está una parte esencial de la escritura. Lo que más me atrae de ellos es su forma de transformar a los personajes, de hacer lo que les apetece. Son como muñecos de playmobil.
Pero no me refiero a hacerlos caminar, hablar, romperlos una pierna, meterlos en problemas, matar a sus amigos sino lo realmente difícil que es transformarlos interiormente, modificar y moldear sus pensamientos y su forma de ser, incluso convirtiéndoles en lo contrario de lo que fueron al principio, meterles en un estado caótico de cambio puro. 

Para ello el uso del tiempo y las circunstancias es importante, pero no hace falta que ocurra algo especial como descubrir un secreto oculto valiosísimo o un acontecimiento fuera del control de los personajes. Son cosas sencillas, a menudo sin una existencia precisa, puede ser el mismo tiempo, los años de soledad los que transforman o un complejo cambio psicológico de los personajes al tomar otro punto de vista ante un mismo hecho. Y esto se parece más a nuestra realidad.

Cambiar la “existencia” de los personajes es fácil, te los puedes cargar con un revolver y punto. Lo complicado reside en cambiar el “ser” de los mismos. Como lo hacen estos escritores es magistral.
De momento, sigo con Dostoievski, si hay recomendaciones, adelante!

4 comentarios

13libras dijo...

Cuánta razón tienes!

'Crimen y castigo' me tendrá fascinado para el resto de mi vida.

Vas sucumbiendo, cogido de la mano de Raskolnikov, y poquito a poco, en su pesar.
Entiendes su aislamiento, su creciente padecer, su añoranza de libertad moral. Una obra perturbadora por su profundidad de matices en los personajes, por la evolución de los mismos, como tan bien apuntas. Excelente.

Pablo Gonz dijo...

De los tres autores que citas, me siento discípulo de Tolstói y de García Márquez. En Dostoievski no tolero el exceso de psicologismo, que es una de las cosas por las que suele seducir. Otro ruso muy recomendable y menos conocido es Mijail Shólojov. "Los cuentos del Don", "El destino de un hombre", "El Don apacible" que es su obra magna.
Un cordial saludo, Akaki,
PABLO GONZ

Akaki dijo...

De momento crimen y castigo(estoy en su lectura) está envolviéndome en su personaje como claramente dices tú, Almorro, veremos que pensamientos turbulentos le pasan por la cabeza...

Pablo, apunto los libros que comentas de Shólojov, y quizás lo añada a mi lista de transformadores magistrales.

¿No os pasa que en vez de disminuir la larga lista de "libros por leer" que seguro que tenéis cada vez se hace más larga? la leche...

un saludo!

Almorro dijo...

No pienso darte pistas que puedan boicotar su disfrute, Akaki, no te preocupes.... ¿o sí?

Pablo, no te falta razón en lo que comentas sobre el exceso de psicología de Dostoievski, tampoco en que eso es precisamente lo que seduce. Hay autores que ponen el énfasis en las descripciones, sean paisajísticas o condicionando a los personajes de forma externa, por muy creíble y meticulosa que sea. Dostoievski elabora la historia desde dentro del personaje. Personalmente, me fascina esa capacidad de entrelazar realidad exterior e interior. De él bebieron los existencialistas, y genios como Kafka, precisamente por la complejidad de esos malabarismos.

Que conste que no intento convencerte, vaya por delante que te he dado la razón.

También yo apuntaré tu recomendación sobre Shólojov. Afortunadamente la lista de "Pendientes" siempre está lejos de menguar.

Saludos.

Publicar un comentario

Toggle menu