Cuando vuelan los Benebés: El palacio de las ninfas IV

El coral azul


Los ojos de la comitiva se movían desordenados en espera de un voz que les dijera qué debían hacer. Los únicos que reaccionaron fueron los guardianes que levantaron su espada curva sobre su cabeza en posición de ataque. 

Leve cogió a Cristal de la mano y se revolvió mostrando su daga ante las mirada de los guardianes que sabían que tenían pocas posibilidades de huir sin ser cazados. Tenían una única escapatoria, aunque arriesgada, era la única: nadar hasta la superficie. Serían perseguidos y no tendrían la posibilidad de darse los minutos para habituarse al cambio de presión por lo que su aparato auditivo podría estallar y sufrir una parálisis. Los Leviatans se podían permitir rangos más largos para la descompresión, pero aún así un cambio brusco no era soportable.

Leve miró al Rey, en su cuello tenía el coral azul y sabía lo que contenía en su interior. Deseó cogerlo atraído por una fuerza desconocida, su mente empezó a ser hipnotizada por el movimiento en el agua suave y difuso, incluso tuvo la sensación que salía de su cuerpo, se arrodillaba sobre él y lo tocaba con sus dedos sintiendo una satisfacción inexplicable. Cristal le apretó la mano y volvió en sí en un aturdimiento que le había nublado la situación en la que se encontraba. Enseguida tuvo la sensación de perder algo al percatarse que no podía llevarse consigo el coral azul.

Miró a Cristal indicando con su cabeza la superficie y le respondió con los ojos demasiado abiertos, por el miedo de saber lo que pasaría si nadaran hacia la superficie y asintiendo con la cabeza, porque no tenían otra opción. Leve arremetió contra los guardianes y se echaron hacia atrás abriendo un espacio entre ellos. Leve y Cristal se impulsaron en el suelo y nadaron hacia arriba. Los guardianes no tardaron en hacer lo mismo porque ahora tenían una nueva misión como protectores tras su fracaso: la captura a los que tuvieron la valentía de matar al Rey o si no su vida tendría el mismo destino que la de ellos.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu