Pensar y hacer

Pensar y hacer

Qué fácil es engañarse con nuestra propia filosofía, y qué desafortunado es criticar a alguien en la facilidad. No se por qué pero odio más lo segundo que lo primero.
Un ejemplo simple: ser defensor del medio natural y el uso de energías sostenibles y sin embargo utiliza el coche todos los días para ir al trabajo contribuyendo a la contaminación. La crítica fácil es “¿cómo puedes decir que defiendes que hay preservar el medio ambiente si contaminas todos los días con el coche?” Actualmente es imposible defender algo sin personalmente estar adoleciendo de ello a tus espaldas. No por ello debemos dejar de presentar nuestras ideas porque si así fuera todos estaríamos callados en nuestro propia filosofía o mentiríamos, pero muchos vivimos en esa controversia con lo que pensamos y hacemos. Cuando ocurre eso, ¿dónde estamos y quiénes somos?

Un ejemplo más: la persona que reivindica la abolición del toreo por el sufrimiento de los toros en el ruedo. La justificación es matar a un animal mediante un proceso de tortura por puro ocio o lo que otros consideran cultura y arte. A menudo esa misma persona piensa que a veces sus acciones caen sobre su propio estilo de vida. Por un lado, al igual que los toros, también a los animales en otros lugares se los mata y tortura por puro ocio o en las mismas carnicerías dirían algunos.  El defensor del toreo, encuentra ahí el agujero perfecto donde hurgar, es habitual la frase “de ese modo, entonces también deberían eliminar las matanzas de pollos o cerdos”.

Y esto mismo nos sucede continuamente con lo que nos rodea. Es fácil caer en la incongruencia en nuestra propia ideología al igual que es fácil criticar por ello y quedarse en la indiferencia en este mundo tan complejo. Odio la crítica fácil, pero está ahí siempre y por ser la fácil es la que aparece en los titulares. Pero, ¿qué hacer para no caer en esta incongruencia entre nuestras ideas y acciones, poder mostrar lo que creemos sin mentirnos, sin caer en la absurdez, en la sociedad en la que vivimos?

4 comentarios

Almorro dijo...

No creo encontrar respuesta a tu pregunta final. Caería en el abismo de mi propia trampa.

Recientemente, en un diálogo sobre temática general y metafísica, a la respuesta de mi interlocutora sobre que ella es realista, le dije que eso es del todo imposible siempre y cuando no fuese capaz de poder crear una escala en la que poder situarse y que no pueda ser rebatida por la primera persona que pasase a nuestro lado.

No he estado demasiado activo últimamente, pero sin descanso.

Saludos, vaquero.

Akaki dijo...

Pues que diálogo más interesante que mantuviste. Yo a menudo me topo con este tipo de incongruencias que te dejan un poco perdido.

No te desactives mucho eh,jeje

Un saludo

Almorro dijo...

Supongo que es el precio que hago pagar, de vez en cuando, a algunas personas como compensación. Jajaja

Pero lo suelen llevar bien.

Akaki dijo...

jaja, pues me parece una buena idea, es más, creo que voy a empezar a poner en práctica ese tipo de compensaciones (primero probaré,jeje)

un saludo.

Publicar un comentario

Toggle menu