Tertulias: la visita

La visita

¿Quién será a estas horas? No espero visita, tampoco llamadas. Abro la puerta. Eres tú. Bienvenida. Pasa. Hay asiento para ti, cómo no. ¿Té o café? Café. Tendrás muchas cosas que contarme, que hay que estar despierto. Presiento que pasaremos largos momentos de tertulia.
Recuerda, tu casa es la mía, no te preocupes del sueño, aquí tienes tu cama, ni tampoco de comer, la nevera está abierta. Es más, tengo tu postre preferido. Sí, sí, siempre hay que estar preparado para tus visitas, nunca sabes cuando te vas a presentar. Un misterio. Lo sé, lo sé, te lo agradezco. Siéntate mientras voy a por el café.
Aquí tienes. Mejor pongo la televisión, siempre es agradable tener un ruido de fondo, el silencio es muy gratificante a veces y otras agotador y tenebroso. Ahora, me apetece tener un brisa de fondo ¿Cómo?, ¿Te recuerda a otros momentos? Si…por favor, no hables del pasado, tampoco del presente, es triste, siempre es triste y provoca dolor de cabeza. Lo sé, tienes razón, es bueno que exista, sí, pero eso no quita que sea una pesadez en el alma que te empuja hacia el suelo. Qué buenas verte de nuevo, imaginé que nunca más vendrías después de tu viaje por el norte. Era esperanzador, no te esperaba, pero, cuéntame, ¿Qué tal fue? Sí. Sí. Ajam…fíjate…ya…
¿Sabes? En tu corta ausencia yo tampoco perdí el tiempo. Que va. Fue fantástico, sí…vaya no me imaginaba que supieras eso…, pues sí, nunca se espera, o si lo esperas nunca imaginas que llegue de verdad. Ahora que lo pienso siempre apareces en estos momentos, ¿eres un oráculo? Es broma, es broma. Tu compañía es grata, y yo no voy a dejarte en la puerta claro. Aunque, ¿te puedo ser sincero?, ojalá no hubieras vuelto esta vez. No, no. Es que….es porque siempre que vienes, alguien se ha ido. Supongo que es algo inevitable cuando estoy contigo…la melancolía suele acompañarte, y como te he dicho antes la ésta oprime, es odiosa. No te ofendas, quizás sean tonterías mías. 
¡Tengo sueño! ¿Te quedas a dormir? Claro, tu casa es la mía, por ese pasillo, la primera puerta a la izquierda. No se por qué pero me da la impresión que pasaremos horas y horas juntos, otra vez.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu