Fear of the Dark


Hace tiempo que no escribo una entrada de los míticos y ha llegado el momento. Esta vez toca citar a Iron Maiden. Qué grandiosos, qué reyes del heavy metal. Sus melodías repetitivas, solos inacabables, riffs potentes, voz chillona de Bruce Dickinson penetrando en los oídos como una espada de un caballero medieval. Y es que ahí siguen y no se cansan nunca y son tantos en el escenario que a veces da la impresión de que hay varios grupos en él. Pero son los Iron, con canciones legendarias y míticas.
Comenzaron por aquellos tiempos en los que las crestas, la rebeldía y el punk estaba en auge, por Inglaterra andaba otro de los míticos como Sex pistols pateando guitarras. Después de ese movimiento, no hay más que decir, son los auténticos heavy metaleros. ¿Cuantas camisetas de Iron Maiden correran por el mundo?(quitando a gente como ésta que la utiliza por pura estética transitoria), ¿cuantas versiones del famoso Eddie existen?, ¿cuantas fotos con los dedos índice  y meñique levantados hay en todas las casas del mundo?, no es solo la camiseta, las portadas, las chapas, los gesto, sino lo que significan.

Una curiosidad de este grupo, el nombre significa Doncella de hierro, que hace referencia a un método de tortura muy antiguo, que consistía en un baúl de metal repleto de pinchos en su interior donde encerraban a las víctimas hasta su agónica muerte Yo creo recordar ver un cacharro de esos en el museo de la tortura de París, o de Amsterdam, no recuerdo bien.

Entre muchos (The number of the beast, The trooper, Run to the Hills…) el tema elegido es uno de mis preferidos y el que hizo levantarme en mi primer gran concierto hace unos cuantos años en el Palacio Vistalegre. Volvían a los escenarios con su discazo que fue Dance of the Death, cuando yo los empecé a conocer. Disfruten del miedo a la oscuridad...

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu