Condenad, que es gratis

Yo condeno...

Habría que hacer un estudio de la palabra "condenar", porque nada más que la oigo por todas partes en los medios(o miedos) de comunicación, que si el político de tal condena a todos los corruptos con los que se toma el café a media tarde, que si el presidente del banco de turno condena que solo haya tenido un 5% de beneficio este año, que si la vecina de abajo condena la cola que tiene que hacer en las pescadería porque ha aumentado la población inmigrante, que si el perro de enfrente condena que le recojan las cagadas en la calle cuando si las planta verticalmente sobre la valla como si fuera un churro es precisamente para que sea más jodido recogerlas. Que alguien me lo explique o me diga de dónde han llegado esta oleada de condenas. ¿Se ha puesto de moda o sólo me parece a mí?

Condenar:
1 Decidir un juez u otra autoridad que alguien reciba un castigo, pague una multa o una indemnización, pague las costas de un juicio, etc.
2 Tachar a una persona o una acción de moralmente mala, indebida o injusta y mostrarse opuesto a ella.
3 Irritar mucho a alguien molestándole insistentemente, no dejándole tranquilo, obstinándose en una cosa, etc.

Hablando de la segunda definición, que yo creo que es a la que más se ha propagado en el sentido que hablo, ¿dónde nos lleva su uso?, ¿dónde nos lleva el condenar sin más? Si después de condenar hubiera algún tipo de acción adjunta, de acuerdo, pero no es el caso.
Me hace risa cuando oigo por la televisión a la ministra de exteriores condenando lo que está ocurriendo en Libia, por ejemplo. Me tiró, me espanzurro, me arrastro por el suelo a carcajada limpia. Si lo dice el señor de enfrente su voz no se propagará más allá del vencindario, pero las instituciones públicas, agentes, líderes políticos, personas con influencia, poder y mucho dinero, ¿qué me están contando con sus condenas si después miran a la playa? Eso es lo que me preocupa y me río por no gritar.

Con esto me viene a la cabeza la frase "mucho ruido y pocas nueces" y tal vez debería actualizarse como "mucho condenar y poca leche”. Es más, en los grupos de facebook o twitter podría crearse una nueva ola de condenamientos masivos: condeno al médico del barrio que no me recetara valium, condeno a este hombre porque no ha condenado la injusticia de no poder fumar en los bares, condeno a los que condenan porque no saben hacer otra cosa. Si por condenar fuera, yo condeno a todos los condenados que solo saben condenar como forma de quitarse una condena de encima. Esto es lo que me está condenando a condena perpetua.

Mucha palabra naranja, ¿verdad? Pues eso es lo que me ocurre cuando veo el telediario. ¡No perdáis el tiempo!, que condenar es gratis.

1 comentario

Ezequiel dijo...

Como siempre me parece muy bueno lo que escribes bandolero del ciberesapacio xd, Ah¡ Acuerdate de que tienes una invitación pendiente en la coctelería que estoy llevando, un abrazo colegaa.

Publicar un comentario

Toggle menu