El monaguillo pluriempleado

Él

–Roberto, ¿de dónde sacaste tanto dinero el domingo pasado?
–La propina del abuelo.
–Am, vaya con el abuelo como anda…
–Mamá, ¿quién es la chica del pelo rojo?
–Shh, no hables tan alto que estamos en procesión. Es la hija de Macarena y tiene los mismos años que tú, ¿no te acuerdas que hizo la comunión contigo?
“Claro que me acuerdo, mamá”, pensó.
–Pero, ¿cómo se llama?
–Creo que Luisa, sí, porque cuando…
Roberto dejó a su madre hablar sola y corrió donde estaba la chica, su cabello pelirojo resplandecía en el oscuro tumulto.
 –¡Hola Luisa!, ¿quieres que vayamos a jugar a un juego muy chulo?
–¿Quién eres?
–Soy Roberto, hicimos la comunión juntos, ¿no te acuerdas?
–No.
–Bueno, ¿jugamos?
–¿Y cómo se juega?
–Yo te lo explicaré, y después de la procesión vendrá Pedro a jugar, pero tienes que venir conmigo luego.
–¿Quién es Pedro?
–¡El cura! Ese de ahí, ¿lo ves?
–Am.
–Me ha dicho que si convenzo a "feligreses" como tú me dará todo el cepillo. Además tu debes valer más porque tienes el pelo rojo…
–¿Qué es el cepillo?
–¡El dinero que da la gente! Si me ayudas, te daré parte a ti. ¡Hoy tendrá muchas monedas!

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu