Glosario de pelos molestos (Parte I)

El pelo solitario

En la revista Léptica han propuesto como tema de obsesión temporal unas criaturas muy interesantes y cotidianas: los pelos. Nada más verlo, me encontré un pelo en el hombro, un pelo perdido que no hace daño a nadie, pero molesto. Y ahí es cuando se me ocurrió la idea de escribir un glosario de los pelos molestos de nuestro hermoso cuerpo que seguro que muchos os habéis encontrado(o lo visteis) alguna vez. Aquí cuelgo mi glosario. Seguramente falten algunos que se me escapan, avisadme!!
  • Pelos nasales: son aquellos que atraviesan tu orificio nasal incordiando en la respiración. Tras mucho desgaste de extracción nasal disimulada con el pañuelo, por desesperación, se recurre a la extracción llave inglesa con los dedos en medio del vagón del metro. Que te miren raro ya no importa.
  • El pelo cabrón: son aquellos que crecen de la peor forma posible, debajo de la piel, en medio de una espinilla, al lado de una herida. El caso es que se coloca estratégicamente para hacer tu vida imposible. Su intento de extracción suele provocar heridas de guerra. Y cuidado que en ocasiones se autoinmola creando destrozos que duran semanas.
  • Pelos paranormales: son aquellos que crecen de forma desproporcionada, diámetro o longitud excesiva por enfermedad genética y pueden crear una infección. Generalmente salen en la barba y si no se soluciona con tiempo pueden crear heridas de un color rojo vivo que se ve a cuatro metros de distancia.
  • El pelo lunar: son aquellos que crecen justo donde tienes un lunar/arruga, en el mismísimo medio de él. Por ellos cuando lo tienes agarrado con el alicate sutil estás acojonado por si arrastras el lunar contigo. Dicen que crecen cuando hay luna llena.
  • Los pelos del culo: aquellos que recubren los glúteos como si fuera un suéter. En Invierno son agradecidos pero en verano pueden causar sudoraciones extremas y con ello expresiones incontrolables de vergüenza.
...continuará (ver Parte II)

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu