Te conozco pero no sé quien eres

ojo 

Nos quedamos durante diez segundos mirándonos. Había algo que ambos conocíamos y no éramos capaces de hacer tangible. Nos delataban los ojos.
—Te conozco pero no sé de qué.
—Yo también —contestó moviendo la cabeza.
Tenía una niña en sus brazos que me comía con su curiosidad. Volví a fijarme en los ojos de su madre. Noté como buscaba en mi un resquicio del pasado donde ubicarme, una insinuación, una pista aclaratoria. Yo hacía lo mismo. Pasaron varios minutos en una mirada intensa, una ardua búsqueda. El vagón de metro estaba lleno y ella muy cerca de mi. Algunas personas nos observaban esperando ese gran momento iluminado. Pero estaba tardando demasiado, se resistía como un pez recién sacado del agua.
—Yo daba clases de inglés —dijo ella.
—Puede ser…¿en Parla?
—Sí.
Entonces una sonrisa desbordó nuestra cara y se contagió a las demás personas del vagón. La complicidad de nuestros ojos se mantuvo. Se había descubierto la incógnita. Aún así, tenía la misma sensación. Pude conocerla un día pero pasó el tiempo y a pesar de saber quién es, la desconozco.
—Yo estuve en la Escuela de idiomas —continué— pero hace ya muchos años. Debe ser de ahí.
Entonces un pitido deshizo mi sonrisa y se desplomó al oir las puertas abrirse. Era mi parada.
—Me bajó aquí.
—Vale. Hasta luego.
—Adiós.
Miré sus ojos reconocidos por ultima vez y bajé del vagón. Perdona por irme tan rápido, me dije a mi mismo sin saber por qué. Y una sensación de vacío me comió por dentro y el vómito subió por mi garganta.

5 comentarios

El moli dijo...

Muy bueno amigo, me encanto la trama, sólo que no entendí el porque del Vomito.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Desgarrador; momentos y experiencias compartidas que quedan en el olvido, PARA SIEMPRE.

Akaki dijo...

Moli: me alegra que te gustara, el vómito lo entiendo como un acto inconsciente al darse cuenta de que hay personas que pasan por nuestra vida y la borramos casi completamente, nuestra memoria las desecha sin más.

Anonimo de las 19:46: exacto, son aquellas personas que una vez conociste por alguna razón y que al perder el contacto quedan en el absoluto olvido. En cierto modo, sientes alegría al volver a verlas, pero por otro lado sientes tristeza al haberlas olvidado hasta el punto de desconocer quien son y que después volverás a hacerlo.

un saludo!

Anónimo dijo...

Akaki, leída esta historia simple y común que nos ocurre muchas veces. Bonitamente contada. En cuanto a esa sensación de vacío... se siente muchas veces... después de encontrarte con personas y sentir, de alguna forma que ya no te une nada a ellas. A veces la sensación de separación es inversamente proporcional a la distancia real.
------------------------------------
He acudido aquí para desearte un fin de año placentero con los tuyos, que te sientas feliz y que tengas un próspero año nuevo 2013.
Un abrazo. Ana U.
-----------------------------------------
Esperando me lo permitas les deseo lo mismo a Moli. Mucha felicidad para ti y buen año nuevo 2013. Un abrazo. Ana U.
---------------------------------------
Lo mismo para Sandra, mucha felicidad y buen año 2013. Ana U.

Anónimo dijo...

Con tu permiso... me olvidé de Meryross. Disculpa amiga.
Buen año también para ti.
Y de paso para todos vosotros, con la autorización previa de Akaki.
Besos. Ana U.

Publicar un comentario

Toggle menu