La mujer con las piernas más largas del mundo

Piernas japonesas
[Foto de rodrigueznuesch]

Hoy he visto a la mujer con las piernas más largas del mundo. No. No estoy exagerando. Eran las piernas más largas que había visto jamás. No sabría como describirlas, eran simplemente largas, tan largas como una línea continua. Podría imaginarlas doblarse por todo el vagón como las de una araña atrapada en un caja de cerillas. Tan largas que no sabía donde mirar para no encontrarme con ellas. Aunque en realidad ocurría todo lo contrario, mis ojos no podían dejar de mirarlas, todo el vagón estaba expectante en aquellas piernas que no tenían principio.

Morenas, lisas, suaves y delgadas, muy delgadas. Las barras del vagón disputaban con ellas por quién tenía menor diámetro. La piel estaba tan pegada a sus músculos que se veían las arterias y venas surcar, verdes y moradas, como serpientes sus muslos infinitos. Los huesos se marcaban, se clavaban en la piel hasta el punto que hacía daño con solo mirar. El tobillo era una tuerca con sus aristas recubiertas de plástico. Hipnótico, era tan impactante como hipnótico.

Imaginé las posibilidades de unas piernas así, siempre haría pie en la piscina, sus zancadas se contarían por kilómetros en vez de metros, tendría tortícolis al mirar siempre hacia abajo. Entonces le miré la cara, mis ojos se habían anclado en sus piernas y no había sido consciente de su existencia como persona. Era guapa, como otra cualquiera, y eso me sorprendió, porque no podría ser como otra cualquiera. Por sus piernas podría tener cabeza de flamenco, o al menos una piel rosada y boca picuda. Un incomodidad se percibía en sus ojos. Miraban rígidos a la puerta de salida. Sonaron unos pitidos, se abrió la puerta y salió con estrambóticos movimientos, sus piernas volaron como espadas cortantes y silbando a su paso.

—Vuelve  —dije en un susurro.

Se fue con sus varas articuladas y solo puedo decir que he visto a la mujer con las piernas más largas del mundo.

4 comentarios

Nel Morán dijo...

Esas piernas me han dejado marcado, y eso que solo las vi con mi imaginación.

Saludos

Akaki dijo...

jeje, son piernas que dejan huella...

un saludo!

Perico el neutro dijo...

Muy chulo el relato... espero encontrarmela algún día en el transporte público.

¡Un saludete!

Akaki dijo...

jeje, quién sabe, cuando menos te lo esperes!

un saludo!

Publicar un comentario

Toggle menu