Hablando de series (III): In the flesh y Black Mirror, una vuelta de tuerca


IN THE FLESH

Esta serie vino de rebote por consejo de una amiga y simplemente me enamoró la vuelta de tuerca en su argumento sobre algo muy trillado: los zombies. Imaginemos que hay una epidemia de zombies en la tierra que los humanos consiguen controlar, y que la investigación descubre un medicamento que suministrado diariamente hace volver a los zombies a su estado mental normal, dejando de ser monstruos comecerebros, aunque siguen siendo zombies en apariencia. Así, se les reinserta en la sociedad como enfermos del Síndrome del Parcialmente Muerto, los no muertos vuelven a casa.

A veces es demasiado simple, personajes superficiales, se quedan algunos asuntos pendientes y hay giros que no entiendo, sin embargo, me gusta la idea y cada vez que pienso en los dilemas morales que plantea y en la posibilidad de que ocurriese algo así, me transmite algo especial. Por ejemplo, esos personajes que se niegan a aceptar a los parcialmente muertos en la comunidad, sin embargo, cuando les comunican que han recuperado a su propio hijo zombie, no pueden negarse a acogerle, es la contradicción humana. Por otro lado, el trato que se muestra en la serie a los parcialmente muertos se puede trasladar a nuestra realidad comparándolo con la inmigración o donde creo que quiere llegar en el fondo la serie: la aceptación de la homosexualidad en la sociedad como algo normal y la discriminación que aún existe. Creo que este es el trasfondo de toda la serie y sobre la que se da pequeñas pinceladas continuamente.

Así, existen series que son sencillas, que no tienen mucho de donde coger, pero nos plantean preguntas cercanas a nuestra realidad (¡y hablando de zombies!) y cuando terminas de ver una película o serie con más preguntas que respuestas de este tipo, es que es buena.

NOTA: 8.5/10

BLACK MIRROR

Sencillamente excelente. Son relatos de ciencia ficción y con mucha crítica a la sociedad actual y hacia donde nos dirigimos con el avance de la tecnología, nuestra pérdida de privacidad, las nuevas relaciones personales, etc.

En el fondo Black Mirror es como si te coges un libro recopilatorio de relatos de Philip K. Dick, Poul anderson, Asimov o Edmond Hamilton y te los lees tranquilamente. Black Mirror como serie tiene ese atractivo, trasladar los relatos a la pantalla y hacerlo de forma que impacta y llena, con un mundo y reflexiones que no está tan lejos o al menos parecen totalmente posibles.

Creo que su éxito también reside en que son historias que hablan de personas, no solo del futuro y los artilugios tan tecnológicamente avanzados que existen. Al final esto solo forma parte del contexto y es el primer paso para hablar sobre un conflicto personal o social muy cercano. Por ejemplo, el capítulo de Tu historia completa no deja de tratar los problemas de infidelidad en una relación o Vuelvo enseguida, la superación de la pérdida de un ser querido. La tecnología da pie a nuevos puntos de vista para reflexionar sobre conflictos de siempre.

Por otro lado, me gusta en general porque me atrae la ciencia ficción, concretamente ésta y no la vacía (Oblivion, Elysium…) y porque los capítulos, como relatos, empiezan y acaban con una sola lectura. Si queréis conocer miles de historias de este tipo no dejéis de leer literatura de ciencia ficción actual y de siempre, porque están ahí.

 NOTA: 9.3/10

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu