Han vuelto...y faltan más por venir


Han vuelto. Los trayectos de pie y las miradas de odio a los afortunados. Los piques por encontrar el mejor asiento y hacerse el dormido para no perderlo, los culos de dos plazas que te presionan contra las barras, las cabezas con forma de ventosa apoyadas en las ventanillas y los que no dejan salir antes de entrar intentando arrastrarte al foso del abismo.

Han vuelto los redbulls por la mañana, los 20minutos deshojados, los maquillajes de última hora y las cincuenta sombras de grey. Las camisas con cercos de café en los sobacos, los pedos silenciosos y las miradas de hijo puta todos sabemos que has sido tú, los sonidos del whatsapp, el candy crush y la mierda marrón esa que tienes que dar de comer. Han vuelto los absorbidos por pantallas de leds.

Han vuelto las marujas chamuscadas de sus vacaciones en Peñíscola, comentando las tetas operadas de su suegra o lo guapa que está su nieta, y pasan las fotos en su smartphone como si estuvieran untando paté con el dedo, pero qué ojos más bonitos tiene, fíjate, y no paraba quieta, y jugando con el agua, y con la arena, y con sus castillos, y con su peluche de orangután y las pelotas de pingpong.

Han vuelto los universitarios fracasados, las camisetas Hollister y los chalecos fluorescentes. Los carritos de bebé revientapies y la estirpe perdida de mujeres haciendo ganchillo. Las paradas en boxes del tren, los carteles de escaleras averiadas y las colas para meter el ticket. Han vuelto las quejas de que llego tarde al trabajo, los choques frontales y adelantamientos in extremis en pasillos.

Han vuelto las bailarinas de la danza del vientre, las pulseras de festivales y los restos de tatuajes de hanna. Las ojeras vespertinas, las que dejan las gafas de sol y las de la infidelidad. Ha vuelto el solista con sus moqueos acompañado por la orquesta nacional de estornudos, toses y carraspeos. Han vuelto los disculpa, perdona, me dejas pasar, aparta que estás en medio, bicho.

Los madrileños han vuelto a su metro. Y todavía faltan unos cuantos por venir.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu