Tal vez no crea en las señales


Tal vez no crea en las señales que nos encontramos en la vida, pero sí en las coincidencias azarosas que nos regala. Parece lo mismo, pero es diferente. Creer en las señales es creer que las cosas ocurren por una razón y tú debes actuar en consecuencia porque algo externo a ti te está ayudando, te ha ofrecido altruistamente el motivo para hacer algo. Es el pistoletazo de salida que necesitabas y algo fuera de tu control te lo ha ofrecido. Creer en las coincidencias es pensar en que a veces la vida nos regala momentos sin ningún fin, ni propósito. Se han alineado los astros para ti, puedes haber tenido la suerte de tu lado esta vez. De tantas miles de combinaciones posibles, ha salido una y ha llegado a tus pies, está delante de ti. No es una señal, es el azar. No ha ocurrido porque tenia que ocurrir, ha ocurrido sin más. Y en tus manos está la decisión de darle un significado real y una razón para que esté ahí. Es entonces cuando esa coincidencia ha ocurrido por algo.

A veces tiendo a ver mi alrededor lleno de señales y una señal puede ser cualquier cosa, puede ser tropezarme con la pata de una mesa, encontrarme dos monedas en un mismo día o que el número de tu portal coincida con tu nacimiento. Nada es real hasta que nosotros mismos le damos un significado real, y es cuando, sí, tal vez se convierta en una señal, pero hasta entonces no deja de ser una coincidencia azarosa que se ha puesto delante de tus ojos. Está en nuestras manos aprovecharla y hacer que sea algo más que una tirada a los dados, una pura coincidencia. Y vosotros, ¿en qué creéis?

No hay comentarios

Publicar un comentario

Toggle menu