Darse cuenta.


Darse cuenta.
Darse cuenta del tiempo.
Darse cuenta del pasado irrecuperable.
Darse cuenta de que la auténtica amistad perdura.
Darse cuenta de que los adultos son más ancianos.
Darse cuenta de los compromisos con tu forma de ser y actuar.
Darse cuenta de los complejos y la indiferencia.
Darse cuenta de la influencia de los demás.
Darse cuenta de que hay que escapar de la ciudad.
Darse cuenta de la necesidad de tener un origen.
Darse cuenta de lo frágil que somos.
Darse cuenta de lo fuertes que podemos llegar a ser.
Darse cuenta de que hay que poner fechas igual que límites.
Darse cuenta de que no hay que pensar hacer, sino hacer.
Darse cuenta de la importancia de la familia.
Darse cuenta de que no hay tiempo para todo pero si para mucho.
Darse cuenta de que siempre hay tiempo para tomar unas cervezas.
Darse cuenta de las prioridades.
Darse cuenta del legado que dejamos.
Darse cuenta de la compañía y la soledad.
Darse cuenta de la diferencia entre distancia y lejanía.
Darse cuenta de que las personas mienten.
Darse cuenta de los fracasos y los miedos.
Darse cuenta de lo que no merece la pena.
Darse cuenta de los desconocidos.
Darse cuenta de que a la vida hemos venido a jugar.
Darse cuenta de los deseos y las necesidades.
Darse cuenta de los sueños.
Darse cuenta del amor.
Darse cuenta de los pequeños momentos.
Darse cuenta de que te estás dando cuenta.
Darse cuenta treinta veces.

2 comentarios

Anónimo dijo...

Darse cuenta de lo importante que es priorizar en la vida. Y conseguimos priorizar cuando por fin nos hemos dado cuenta de todo lo demás. Cada año que se cumple ayuda a todo ello.

Akaki dijo...

Parece que sí, cada año nos hace más sabios.

Publicar un comentario

Toggle menu